Cirujanos cardíacos del Virgen del Rocío de Sevilla intervienen con éxito a un bebé de 12 días con grave malformación

SEVILLA, 27 (EUROPA PRESS)

Un equipo de cirujanos cardíacos pediátricos del Hospital Virgen del Rocío de Sevilla han intervenido recientemente con éxito a un bebé de 12 días con una rara y grave malformación congénita, una anomalía que le provocaba que su corazón se encontrase en el lado derecho del tórax, invertido totalmente y sufriendo una transposición de las grandes arterias.

La operación, que tuvo lugar el pasado mes de marzo, le ha permitido ahora a la pequeña Clara, que ya se encuentra en su domicilio, corregir esta grave malformación que le impedía una correcta oxigenación.

En cuanto a la peculiaridad del caso, el doctor Reza Hosseinpour, que ha dirigido la intervención llevada a cabo en el Hospital Infantil, resaltó que en la literatura científica internacional sólo existen otros cuatro casos descritos del tipo.

En concreto, su corazón se encontraba en el lado derecho de su tórax, lo que se conoce como dextrocardia, y además su punta también se encontraba dirigida en esa misma dirección. A ello, se sumaba el hecho de que padecía una transposición de grandes vasos (arteria pulmonar y aorta).

"Más allá de la complejidad de la técnica que hemos utilizado, nuestro principal reto era operar sobre un corazón totalmente invertido en un recién nacido", explicó al respecto el doctor Hosseinpour, quien recordó que en los corazones normales, la sangre pasa a través de los pulmones, luego al resto del cuerpo y luego de nuevo a los pulmones.

Por contra, en la transposición de las grandes arterias, el flujo sanguíneo en los pulmones y el flujo sanguíneo en el cuerpo ocurren de manera independiente, provocando graves problemas de oxigenación (la sangre que circula por el organismo no se oxigena al no pasar por los pulmones).

CINCO HORAS CON CIRCULACIÓN EXTRECORPÓREA

"La rotación que presentaba el diminuto corazón nos dificultaba en gran medida las ya difíciles maniobras quirúrgicas de este tipo de cirugía", añadió el citado especialista, toda vez que precisó que para operar a la bebé fueron necesarias hasta cinco horas de quirófano con circulación extracorpórea.

Los cirujanos cardiacos Reza Hosseinpour y Antonio González Calle, asistidos por dos anestesistas, dos perfusionistas y profesionales de enfermería especializada han formado parte del equipo, compuesto también por pediatras intensivistas y cardiólogos.

La técnica de corrección de la transposición de grandes vasos es conocida internacionalmente como 'switch arterial'. Se trata de resecar la aorta y la arteria pulmonar, intercambiar sus posiciones y volver a implantarlas en su sitio correcto.

La principal dificultad que entraña esta cirugía es la transferencia de las arterias coronarias (las dos primeras ramas que salen de la aorta para dar sangre al corazón). Cuando se transfiere la aorta hay que transferir también estas dos arterias, las cuales miden apenas dos milímetros de diámetro.

Aunque es una técnica rutinaria y consolidada en cirugía cardiaca, hacerla en un corazón que está invertido exige la máxima precisión, incrementado el riesgo de esta cirugía, según informó hoy el citado hospital sevillano.

VIDA NORMAL Y CASUÍSTICA

Realizada la cirugía, la malformación queda resuelta, salvo complicaciones, Y no siendo necesaria ninguna otra intervención. Así, Clara dispone de una buena calidad de vida, sin limitaciones ni secuelas. Sólo en algunos casos y con el crecimiento, los pacientes pueden sufrir un estrechamiento circunscrito en la arteria pulmonar que con un cateterismo cardiaco pudiera paliarse.

Se calcula que ocho de cada 1.000 niños nacen con alguna anomalía en el corazón. En el caso del Hospital Virgen del Rocío, centro de referencia para Andalucía Occidental en cirugía cardiaca pediátrica, se realizan anualmente más de 150 intervenciones de cardiopatías congénitas.

Además, este mismo centro registra cada año más de 2.500 consultas de Cardiología, unos 600 ingresos de niños con problemas cardiacos y más de 200 cateterismos pediátricos.