Hospital de Cruces se convierte en el primero de la red Osakidetza en aplicar el implante percutáneo de válvula aórtica

BILBAO, 19 (EUROPA PRESS)

El Hospital de Cruces, en Barakaldo (Bizkaia) se ha convertido en el primero de la red de Osakidetza en desarrollar la técnica de la valvuloplastia aórtica, consistente en el implante percutáneo de válvula aórtica en pacientes diagnosticados de estenosis aórtica que son rechazados para la cirugía convencional por el alto riesgo de mortalidad, de la que se han beneficiado cuatro enfermos con unos resultados "excelentes", según informó el centro sanitario.

El doctor José Ignacio Aramendi, jefe de servicio de Cirugía Cardiaca, y el doctor Juan Alcibar, jefe de Sección de Hemodinámica, lideran el equipo que el pasado mes de abril realizó la primera intervención a través de una novedosa técnica, la Valvuloplastia Aórtica.

Se trata de un implante valvular por vía percutánea que no requiere postoperatorio y se presenta como una alternativa para aquellos pacientes con estenosis aórtica, con un alto porcentaje de mortalidad, que bien por presentar otras enfermedades asociadas o por los riesgos que conllevaría para su salud, no pueden ser intervenidos quirúrgicamente.

Hasta la fecha, se han realizado cuatro intervenciones en pacientes que, siguiendo un estricto protocolo diseñado por Osakidetza, fueron rechazados para cirugía convencional. Según informó el Hospital, los resultados han sido "excelentes, con tres de ellos dados ya de alta y con una evolución positiva".

La introducción de esta técnica, pionera en la red Osakidetza, ha supuesto varios meses de diseño del proyecto, así como un periodo de formación en Leipzig (Alemania). Esta intervención, indicó el centro sanitario, es "un claro ejemplo de trabajo multidisciplinar" en el que, además de los doctores antes citados, han colaborado el jefe de servicio de Medicina Intensiva, el doctor Fermín Labayen, la doctora Begoña Ruiz del Castaño, jefa de Sección de Anestesia - Reanimación, el doctor Kepa Montes de Cardiología Clínica y el Ecocardiografista, el doctor David Rodrigo.

ESTENOSIS AÓRTICA

La estenosis aórtica a partir de los 70 años es una enfermedad muy frecuente y supone la calcificación por desgaste o deterioro de la válvula aórtica. Como enfermedad cardiológica no tiene tratamiento médico salvo la operación, se trata de una cirugía convencional que tiene buenos resultados. Según precisó el Hospital baracaldés, el problema es que hay un porcentaje alto de la población que por tener otras enfermedades asociadas o por su avanzada edad, se rechazan para la cirugía.

Por eso, se ha desarrollado esta técnica percutánea, descrita por primera vez en Francia por el doctor Cribier, que consiste en introducir la válvula con ayuda de un catéter provisto de un balón a través de dos vías de abordaje: por la arteria femoral como los cateterismos convencionales y a través de una pequeña incisión en el torax izquierdo, por la punta del ventrículo izquierdo.

Son dos vías complementarias de tal manera que los pacientes que tienen buena red arterial, van por vía transfemoral y los que tienen mala, por vía transapical. El desarrollo de esta técnica exige un alto nivel de esterilidad de la sala, de igual manera que si se estuviese trabajando en un quirófano.

En Osakidetza se está desarrollando un programa centralizado para la inclusión de enfermos y seguimiento, con el objetivo de analizar dentro de unos años los resultados y compararlos con los enfermos a los que no se hayan atendido.