Un tercio de las españolas no se siente a gusto con su pecho y el 46% se ha sentido acomplejada


MADRID|
Un tercio de las españolas no se siente a gusto con su pecho y el 46% se ha sentido acomplejada

Un tercio de las españolas no se siente a gusto con su pecho y el 46% se ha sentido acomplejada MADRID | EUROPA PRESS

Un tercio de las españolas no se siente a gusto con su pecho y casi la mitad (46%) afirma haberse sentido acomplejada por su pecho alguna vez, según datos extraídos por Allergan del estudio social 'Aumento de pecho: las españolas opinan'.

Precisamente, a raíz de estos datos, Allergan ha decidido poner en marcha la campaña 'Quererte es lo más natural', con el objetivo de recordar a las mujeres la importancia de estar bien informadas y de contar con un buen especialista en el caso de que se planteen un aumento de pecho.

Y es que, según la Sociedad Española de Cirugía Plástica, Reparadora y Estética (SECPRE), la intervención de cirugía estética más practicada en nuestro país es el aumento mamario, que lidera la primera posición con un 28,2 por ciento. Hoy en día se practican entre 18.000 y 19.000 intervenciones de este tipo al año.

"La decisión de aumentarse el pecho ha de ser individual y no basada en recomendaciones o influencias de terceros. Las claves para un buen resultado son un buen profesional, una clínica y una prótesis adecuadas. Lo fundamental es que el cirujano plástico haga una buena indicación, es decir, el implante adecuado para esa paciente, y también la sincronía entre la expectativa de la paciente y lo que realmente podamos conseguir", ha destacado el director de Antiaging Group Barcelona y vicepresidente de la SECPRE, Jesús Benito.

Estas recomendaciones coinciden con las prioridades que señalan las mujeres encuestadas. Y es que, la mayoría cree que, cuando se trata de un implante mamario, las claves de un buen resultado son un buen especialista y la garantía del producto (97%). Además, la importancia que dan a la seguridad de los implantes en el resultado final es muy alta, dado que un 60 por ciento cree que influye mucho y un 38 por ciento bastante.

Del mismo modo, el trabajo ha puesto de manifiesto que una de cada 10 mujeres que no se ha operado declara una intención de hacerlo en el futuro para sentirse mejor. Además, en el caso de querer aumentar el tamaño de su pecho, 8 de cada 10 españolas lo harían para gustarse a sí mismas y 2 de cada 10 lo harían si su pareja se lo pidiera.

"Las principales motivaciones de las pacientes interesadas en aumentarse el pecho son muy variadas: disconformidad con la forma de sus mamas, voluntad de cambiar el tamaño o corregir una asimetría. Muchas razones con un denominador común: cuando acuden a la consulta de un cirujano plástico manifiestan una decisión meditada y responsable. Eso sí, es en ese preciso momento donde la información que reciben del especialista, fundamentada en su experiencia, debe pasar a un primer plano en una relación de confianza médico-paciente sustituyendo los foros de Internet, los comentarios entre amigas u otras fuentes de información poco profesionales", ha explicado la directora de la Clínica PorcunadeBenito en Madrid, Isabel de Benito.

CALIDAD Y SEGURIDAD DE LAS PRÓTESIS MAMARIAS

En cuanto al conocimiento y la opinión de las mujeres sobre los implantes mamarios, el 36 por ciento de las mujeres considera que no existen diferencias entre las prótesis, afirmación que ha desmentido el doctor Benito, quien ha asegurado que todas tienen silicona y cumplen con la normativa CE, si bien hay diferencias individuales en función de la envoltura y ciertas características físicas.

"Existen diferentes propuestas en cuanto a forma, proyección, materiales que la componen, densidad de los mismos, etc. Lo primero es la seguridad del implante, evidenciada por estudios contrastados y publicados. Es la única manera de saber cómo se comporta un implante con el tiempo", ha apostillado De Benito.

Después, prosigue, es fundamental la experiencia del cirujano plástico ya que, teniendo en cuenta que en la actualidad se podría afirmar que las prótesis se pueden personalizar hasta tal punto que se puede encontrar la opción "ideal" para cada paciente.

Los prejuicios sociales son otro de los aspectos analizados y que presentan ciertas contradicciones. De hecho, casi la totalidad de las mujeres que han participado en el estudio (94%) afirma respetar la decisión de otras mujeres de operarse para sentirse mejor.

Sin embargo, el 23 por ciento reconoce haber criticado alguna vez a alguna mujer por someterse a una operación para aumentar el tamaño de su pecho. El gusto por criticar, señalado por el 44 por ciento, y los prejuicios, por el 39 por ciento, son los principales motivos por los que, según las encuestadas, la sociedad tiende a juzgar a las mujeres que se operan el pecho.