Un filtro óptico para lentes de contacto protege a la retina de la luz

MADRID, 14 (EUROPA PRESS)

Expertos del Grupo de Investigación en Neuro-Computación y Neuro-Robótica de la Universidad Complutense de Madrid han creado un filtro óptico en lentes de contacto con el objetivo de proteger la retina de la acumulación nociva diaria de luz natural y artificial, y compensar y prevenir su degeneración.

La directora del estudio, la profesora Celia Sánchez Ramos (en la imagen), explicó que la apoptosis, o 'suicidio celular', es una manera en la que se deterioran las neuronas, debido a muchos aspectos. Entre ellos, en el estudio se determinó qué porcentaje del daño se debe a la incidencia de luz violeta.

En este sentido, indicó que la luz visible que está cerca del ultravioleta a partir de 380 nanómetros es la que se quiere absorber con esta lente, ya que constituye entre el 13 y el 14 por ciento de la luz que rodea toda la vida, "un porcentaje muy alto", y apuntó que de los 126 millones de receptores que tiene un ojo cualquiera, seis millones son conos receptores de la luz del color. "La lente tiene que servir de barrera a la toma de la luz que puede dañar", apuntó.

Los resultados del trabajo, comenzado hace cinco años, revelaron que los genes que protegen la retina se ven aumentados en los animales protegidos de forma artificial, mientras que los que producen la muerte celular y, por lo tanto, la ceguera, están aumentados en los animales que no llevan protección.

Este estudio se llevó a cabo con ratones expuestos a distintos tipos de luz, en los que se analizaron sus retinas y se comprobó cuál era la parte de la luz blanca natural y artificial que produce el daño en ella. Además, la investigación se llevó a cabo también en conejos, a los que se operó de cataratas para simular cómo afecta la luz a los seres humanos con estas condiciones.

La profesora Sánchez Ramos fue recientemente galardonada con el Premio a la Mejor Inventora del año 2009 de la Organización Mundial de la Propiedad Intelectual, con la Medalla de oro a la Mejor Invención Sanitaria en el área sanitaria, así como con el Premio a la mejor Patente Española, concedidos en la 37º edición del Salón Internacional de Inventos y Nuevas técnicas de Ginebra (Suiza).

NO CAMBIA LA PERCEPCIÓN DEL COLOR

Por otro lado, la profesora Sánchez Ramos apuntó que el color amarillo no se aprecia, y aseguró que, según los estudios realizados en más de 2.000 personas, tampoco cambia la percepción del color. "La discriminación que se hace del color es exactamente la misma que si se lleva una lente transparente.

Además, indicó que mejora y aumenta la sensibilidad luminosa diferencial, es decir, el contraste de la luz por la noche, aunque matizó que ese no es el objetivo ni la intención, sino preservar la retina de la parte negativa de la luz blanca, "tanto tiempo como se viva".

"Lo que va a permitir esta lente en aquellas personas en las que se haya sustituido su cristalino natural, que ya no tienen pigmento amarillo, es que puedan suplementarlo, y está dirigido a todas las personas que quieran preservar su retina, al igual que se hace con las cremas protectoras y la piel", señaló.

Según apuntó la profesora, actualmente está en marcha un trabajo en el que participan 23 hospitales españoles, en el que se estudiarán a personas operadas de cataratas con lentes distintas.