Las personas con diabetes de Extremadura reclaman el libre acceso a todas las marcas de tiras reactivas

MÉRIDA, 26 (EUROPA PRESS)

Las personas con diabetes de Extremadura reclaman el "libre acceso a todas las marcas" de tiras reactivas puesto que temen que el Servicio Extremeño de Salud (SES) se esté planteando la restricción de la prestación de éstas a sólo un par de marcas.

En nota de prensa, la Federación Española de Diabetes (FED) indica que de hacerse efectiva esta medida, las personas con diabetes de Extremadura "se situarían en condiciones de inferioridad, en lo que se refiere a esta prestación sanitaria, frente a las demás comunidades autónomas, atentando contra el principio de equidad territorial".

En el comunicado, el presidente de la FED no entiende "por qué se restringe, en algunos territorios, el libre acceso a todos los modelos de tiras, ya que este tipo de material sólo supone el 0,6% del gasto sanitario en diabetes, mientras que las complicaciones derivadas de la enfermedad suponen más de la mitad de los costes".

Precisa la nota que la "posible decisión" del SES "ha provocado un gran malestar en este colectivo", que se dio cita el pasado sábado 23 de mayo en el Parador Nacional de Mérida. El acto, que fue organizado por la Federación Española de Diabetes (FED), contó con la presencia del director general de Asistencia Sanitaria del Servicio Extremeño de Salud (SES), Ceciliano Franco, quien "dejó claro la intención por parte del SES de reducir la prestación actual", dice el comunicado.

Añade la FED en su nota que "los más de 200 representantes de las asociaciones de pacientes con diabetes de toda Extremadura coincidieron en señalar que esta medida sólo provocaría inconvenientes, puesto que les impediría a ellos y a los profesionales que cuidan de su salud, elegir el sistema que mejor se adapte a cada persona".

El colectivo de personas con diabetes en España es ya de 3 millones de personas, más los familiares del entorno del paciente que también participan activamente en la enfermedad. La previsión es que en 20 años se duplique esta cifra. En Extremadura la cifra asciende ya a 100.000 personas más los familiares de éstas que también sufren la enfermedad.