(AMPL) Un ensayo clínico español logra cerrar fístulas perianales usando células madre del propio paciente

Valdecilla participa en él, y también estará en un nuevo ensayo para probar esta misma técnica en pacientes con enfermedad de Crohn SANTANDER, 23 (EUROPA PRESS) Un ensayo clínico que realizan alrededor de 15 hospitales españoles, entre ellos el Hospital Universitario Marqués de Valdecilla, se ha demostrado eficaz para cicatrizar fístulas perianales complejas gracias a la implantación de células madre del propio paciente, evitando así complicadas intervenciones quirúrgicas en las que se corre el riesgo de dañar los esfínteres y provocar incontinencia. A este estudio sucederá más adelante otro, en el que también participará el hospital cántabro, que analizará la aplicación de esta misma técnica a pacientes con enfermedad de Crohn. El ensayo todavía en marcha, que concluirá en un mes y cuyos resultados se presentarán a partir de septiembre, ha incluido a cuatro pacientes de la Unidad de Cirugía de Colon y Recto de Valdecilla que, un mes después de la implantación de las células madre, ya habían experimentado mejoras en sus fístulas. En concreto, en tres de ellos está prácticamente curada la fístula y en el cuarto ha mejorado bastante, aunque todavía no está curado. No obstante, habrá que hacer una nueva evaluación cumplido otro mes desde el primer examen, ésta ya, a cargo de un profesional que no ha participado en el ensayo, y los pacientes requerirán un seguimiento de meses o incluso un año porque las fístulas a veces se reproducen. El doctor Julio Castillo, responsable de la Unidad de Cirugía de Colon de Valdecilla, explicó hoy en rueda de prensa la marcha del ensayo, que coordina el Hospital La Paz de Madrid e implica a un centenar de pacientes de toda España a través de los hospitales españoles que cuentan con unidades de cirugía del colon. A falta de los resultados definitivos, lo que se ha comprobado hasta ahora en los pacientes sometidos a esta técnica es que se produce una "muy buena respuesta", con el cierre "prácticamente completo" de la fístula y sin efectos secundarios ni problemas de incontinencia. El tratamiento requiere en primer lugar realizar una liposucción al paciente para extraer tejido adiposo del estómago, que luego se envía a un laboratorio a Madrid donde se extraen las células madre y se cultivan durante tres meses. Se trata de células madre mesenquimales, un tipo de células madre que son capaces de transformarse en diversos tejidos, y además, al ser células madre del propio paciente, no embrionarias, no hay "ningún problema moral o ético", según destacó el doctor Castillo. Transcurrido el periodo de cultivo en el laboratorio, se inyectan al paciente, de forma que se adhieren al canal de la fístula y empiezan a trabajar para cicatrizarla. APLICACIÓN Y VENTAJAS A la vista de los resultados, el doctor Castillo cree que la técnica se podrá empezar a generalizar a partir del año próximo, pero "reservado" a pacientes con fístulas muy complejas, ya que es un tratamiento caro. Los principales beneficiarios de esta técnica serán, por tanto, pacientes con fístulas perianales complejas. La mayor parte de las fístulas se tratan con una intervención quirúrgica sencilla, pero en el caso de la fístulas complejas se corre el riesgo de dañar los esfínteres anales provocando incontinencia. La operación tiene dos dificultades esenciales: que la intervención, por precaución, al final resulte "insuficiente"; o "pecar por exceso", que podría dejar una incontinencia completa. En cambio, el tratamiento a través de células madres permite actuar sin operar, evitando con ello esos efectos secundarios. Al paciente se le inyectan sus propias células madre en el quirófano, con anestesia local. ENFERMEDAD DE CROHN Tras este ensayo, el siguiente paso será analizar la aplicación de esta técnica a pacientes con enfermedad de Crohn, que suelen tener fístulas permanentes y además varias a la vez. Precisamente, por eso hay que tener mucho más cuidado, porque lo más probable es que vayan a requerir pasar varias veces por quirófano, aumentando con ello el riesgo de dañar los esfínteres. Por ello, la utilización de células madre abre "una vía muy importante" para este grupo de pacientes, comentó Castillo, quien recordó que en Valdecilla tratan a muchos pacientes con la enfermedad de Crohn. UNA PATOLOGÍA MUY COMÚN Según explicó el doctor Castillo, las fístulas perianales son una patología "muy frecuente", que aparecen casi siempre a raíz de una infección en la zona anal. De hecho, en la Unidad de Cirugía de Colon de Valdecilla reciben de dos a cuatro nuevos pacientes cada semana. En la mayor parte de los casos (el 70 por ciento aproximadamente) se resuelven solas, pero en el resto (entre un 20 y un 30%) se crea un canal que conecta el conducto anal con el exterior y genera una supuración permanente, malestar e infecciones. Aunque normalmente no es una afección grave, "repercute" notablemente en la vida diaria de los pacientes porque, además, se suele manifestar durante meses o incluso años. Aunque en muchos casos basta una intervención quirúrgica sencilla, en otros es de mayor complejidad. Hay pacientes que tienen que pasar cuatro y cinco veces por quirófano.