El CIPF obtiene la primera línea celular de Europa y la tercera del mundo sin destruir el embrión

VALENCIA, 7 (EUROPA PRESS)

El Centro de Investigación Príncipe Felipe (CIPF) ha obtenido la primera línea celular en Europa y la tercera del mundo, tras los grupos investigadores de Boston y Universidad de San Francisco, sin destruir el embrión de la que procede. De este modo, esta técnica permite el desarrollo normal del embrión tras este procedimiento y además la creación de células madre inmunológica y genéticamente compatibles con el niño que puede nacer.

Al respecto, el investigador Carlos Simón, responsable del equipo de investigación de esta nueva línea, denominada VAL 10 B, señaló hoy en rueda de prensa, acompañado por el conseller de sanidad, Manuel Cervera, que este nuevo protocolo de investigación no acabará con las discrepancias éticas y religiosas sobre el uso de células madres embrionarias porque, constató, "los debates son innatos en el hombre", pero subrayó: "es un intento razonable de que todo el mundo vea que los investigadores tratamos no sólo de obtener una mejor fuente celular y una mujer ciencia, sino también de tener en cuenta todas las sensibilidades existentes". "Es una buena forma aunque técnicamente es más complicado", constató el responsable del banco Nacional de Línea celulares-Nodo de la Comunitat Valenciana situado en el CIPF, quien señaló que de hecho este avance las ha constado dos años de trabajo.

Por su parte, el conseller de sanidad, Manuel Cervera, destacó que este "esfuerzo" lo ha conseguido los investigadores del CIPH con el apoyo "exclusivo" de la Generalitat valenciana, por lo que informó de que hoy ha remitido a la ministra de Ciencia e Innovación, Cristina Garmendia, una carta en la que le solicita la renovación del convenio en medicina regenerativa como se ha hecho ya con Cataluña y Andalucía. "Mucha parte de la investigación depende de los fondos ministeriales a través del Instituto Carlos III, por lo que le pido que no nos trate de forma distinta a Cataluña y Andalucía porque estamos como mínimo a su nivel", indicó.

Así, destacó el Banco Nacional de Línea celulares-Nodo de la Comunitat Valenciana situado en el CIPF, ya ha solicitado al ministerio de Ciencias e Innovación, por medio del Instituto de Salud carlos IIII; el depósito de la nueva línea celular, que, recalcó, "abre la puerta" para el desarrollo de la investigación en medicina regenerativa, dirigida a la restituir la estructura y función de tejidos dañados, pero sin destruir el embrión.

El responsable de la investigación explicó que este éxito se ha logrado mediante el aislamiento, a través de la aplicación de técnicas de micromanipulación con un láser, de una de las denominadas blastómeras, una de las siete células en las que se compone el embrión en su tecer día. Cada una de las células blastómeras que componen el embrión tiene el potencial de dar lugar a cualquier célula del cuerpo, mientras que el embrión puede continuar su desarrollo normal tras este procedimiento.

No obstante, Simón indicó que la velocidad en conseguir una terapia con células madre embrionarias dependerá del resultado del proyecto aprobado por el Barak Obama al acceder a la presidencia de EEUU para tratar a pacientes tetrapléjicos. En cualquier caso, el director del CIPF, Rubén Moreno, destacó que en este centro ya se llevan a cabo dos líneas de investigación para tratar lesiones medulares y líneas de neuronas del cerebelo.

El Banco Nacional de Líneas Celulares del CIPF se encarga tanto de la derivación de estas células madre, como de su almacenaje y conservación en estado "indiferenciado" en cultivos. Esto abre la posibilidad de que después, estas células madre puedan ser "diferenciadas", es decir, que se sometan a una especie de "programación" para que den lugar a un tipo celular concreto de un determinado tejido, de acuerdo con las necesidades de cada investigación. Entre las posibilidades terapéuticas también se encuentra el ensayo de fármacos en modelos 'in vitro' para el tratamiento de diversas enfermedades.