El Gobierno de Canarias atiende más de 150 casos de hemofilia en los centros hospitalarios de la Comunidad

LAS PALMAS DE GRAN CANARIA, 16 (EUROPA PRESS)

La Consejería de Sanidad del Gobierno de Canarias atiende en la actualidad más de 150 casos de hemofilia, a través de los servicios de Hematología de los hospitales de referencia del archipiélago, según informó el Ejecutivo regional en nota de prensa.

La hemofilia es un trastorno de la coagulación poco común que afecta aproximadamente a 400.000 personas en todo el mundo. En España la cifra de afectados ronda los 2.500 casos. Actualmente, el Hospital Universitario de Gran Canaria Doctor Negrín está tratando a 45 pacientes con hemofilia, 36 de tipo A y 9 pacientes, de tipo B. Es el hospital de referencia de la provincia de Las Palmas.

Por su parte, el Hospital Universitario Nuestra Señora de Candelaria es el centro de referencia de la provincia de Santa Cruz de Tenerife, donde se atiende a una media de 100 personas que padecen este trastorno de la coagulación de la sangre. Se da la circunstancia que el 50 por ciento de estos pacientes padecen hemofilia de tipo B, cuando la proporción suele ser del 20 por ciento, frente al 80 por ciento de hemofilia de tipo A. Los exámenes periódicos de los pacientes se realizan en estos hospitales, si bien en función de la urgencia o la patología convencional de los casos, se atiende también en las islas menores.

Sin embargo, el Servicio de Hematología y Hemoterapia del Hospital Universitario Materno Infantil de Canarias es el centro de referencia para el tratamiento de los pacientes hemofílicos pediátricos (de 0 a 14 años) en la provincia de Las Palmas.

Asimismo, en este centro se tratan 13 pacientes hemofílicos de la provincia mediante controles analíticos semestrales con el fin de valorar la aparición de procesos víricos, inhibidores, estado de las defensas, y parámetros hematimétricos y bioquímicos. En este centro se realiza además el estudio de portadoras de las madres y hermanas de los pacientes hemofílicos.

'Entre todos, un tratamiento mejor' es el lema elegido por la Federación Mundial de la Hemofilia (FMH) para la celebración del Día Mundial de la Hemofilia que se celebra el 17 de abril. El objetivo de esta campaña es resaltar la importancia de los cuidados integrales para la atención médica de la hemofilia.

El principal problema de las personas con hemofilia son las hemorragias internas, principalmente en músculos y articulaciones. La sangre contiene muchas proteínas llamadas factores de coagulación que trabajan para detener hemorragias. Las personas con hemofilia tienen un bajo nivel o carecen de uno de estos factores de coagulación en su sangre. La falta de un factor de coagulación ocasiona que las personas con hemofilia padezcan de hemorragias más prolongadas que las personas cuyos factores de coagulación tienen niveles normales.

El tratamiento consiste en administrar vía endovenosa el factor deficitario (factor VIII ó factor IX). Existen distintos tipos de factores (preparados farmacéuticos) que se distinguen fundamentalmente por su origen que son los derivados plasmáticos u obtenidos por ingeniería genética (recombinantes).

Casi todos los pacientes se infunden ellos mismos (o un familiar) el factor que les es facilitado en los distintos hospitales del Archipiélago. La determinación de la cantidad de factor se realiza en las Secciones de Hemostasia de los Servicios de Hematología en aparatos llamados coagulómetros. Los centros de referencia ofrecen el tratamiento integral a estos pacientes.

UNA ENFERMEDAD FUNDAMENTALMENTE HEREDITARIA

La hemofilia es una enfermedad generalmente congénita, que ocurre por carecer el paciente de una proteína plasmática imprescindible para una correcta formación del coágulo sanguíneo. Esto se traduce en un sangrado excesivo ante leves accidentes o incluso se producen hemorragias espontáneas a causa de la falta del factor de la coagulación, que incluso puede producirse sin lesión.

La mayoría de las veces se genera en las articulaciones y en los músculos. Esta proteína se llama Factor VIII o Factor IX de la coagulación. El déficit de factor VIII produce la Hemofilia A, que es la más frecuente (un 85% de los casos) y el de factor IX, la Hemofilia B.

Los expertos aseguran que con tratamiento, una persona con hemofilia tiene expectativas de una vida larga y saludable con pocas restricciones, pero sin tratamiento, los pacientes enfrentan dolor crónico, discapacidad, aislamiento y muerte prematura.