Iceta cree que es momento de mirar al futuro con esperanza, repensar las cosas y buscar solución a problemas como la paz

Dice que, en el debate del aborto, el niño "siempre es el olvidado" y que elegir embriones genéticamente es "un problema ético importante"

BILBAO, 3 (EUROPA PRESS)

El Obispo auxiliar de Bilbao, Mario Iceta, consideró hoy que, coincidiendo con la constitución de la Mesa del Parlamento vasco y la nueva etapa que comienza en el ámbito político, es momento de "mirar al futuro con esperanza, de repensar las cosas y de intentar buscar soluciones a los problemas acuciantes que tenemos, entre ellos el problema de la paz".

En una entrevista concedida a ETB, recogida por Europa Press, Iceta aseguró que el diálogo "siempre es una base para acordar cosas", aunque matizó que, "una cosa es el diálogo y otra cosa es negociación, por lo que habría que ver qué entendemos por diálogo". En ese sentido, señaló que, "ahora que comienza una nueva etapa en el País Vasco, hoy que se constituye la mesa, yo creo que hay que mirar el futuro con esperanza".

"Siempre que se constituye una nueva mesa en un parlamento todos los partidos presentan sus programas, por lo que es el momento de mirar el futuro con esperanza, con unas fuerzas de repensar las cosas y de intentar buscar soluciones a los problemas acuciantes que tenemos, entre ellos el problema de la paz", insistió.

Iceta se refirió también al papel de la Iglesia en el ámbito de la política y señaló que "quienes están en la política son los fieles laicos y el Concilio Vaticano segundo decía, que ciertamente, el orden temporal atañe a los fieles laicos, que están metidos en la organización de las cosas temporales".

Tras destacar que en los partidos políticos "hay muchos católicos", reconoció que "también es verdad que la jerarquía de la Iglesia, los pastores, no tienen que tener una actividad directa en la política, no es ese su papel". No obstante, consideró que "pueden opinar sobre los aspectos que ocurren en la sociedad y, por lo tanto, no es una intervención directa política". "El papel de los pastores sí es el poder opinar, dar unas orientaciones o aconsejar en ciertas cuestiones, ya que estamos en el mundo", añadió.

En referencia a las palabras por las que fue criticado el Obispo de San Sebastián, Juan María Uriarte, sobre el diálogo con todos para buscar soluciones a los problemas de Euskadi, Iceta señaló que "suele ser el problema de sacar frases del contexto en que fue aquella intervención".

Por ello, explicó que han pedido a Uriarte, "para que no haya malos entendidos" que publique y haga un pequeño dossier de la ponencia que tuvo en el Forum Europa, "que yo invitaría a leer", así como el libro que ha publicado, "Palabras para la paz", donde, en su opinión, "se puede tener una visión y un criterio sosegado de lo que el Obispo Uriarte piensa".

ABORTO

En relación a la modificación de la Ley de Aborto que prepara el Gobierno, Iceta apuntó que la posición de la Iglesia es "clara y conocida" y es que el aborto "en ningún caso". Así, indicó que "cuando una mujer está embarazada, hay dos bienes que hay que tutelar, el bien de la mujer, acompañarla protegerla y ayudarla en lo necesario, y el bien del niño, del nuevo concebido, que en el debate del aborto siempre suele ser el olvidado".

En cuanto a la campaña de la Iglesia en contra del aborto, en la que aparece un lince protegido junto a un bebé que pide ayuda, afirmó que "se ha cogido el rábano por las hojas en como se ha interpretado, porque lo que viene a decir es que el olvidado suele ser el niño en la cuestión del aborto y, por eso, lo que dice la campaña es ¿y yo?, ¿qué pasa con el niño?". "Lo que viene a decir la campaña es que en el debate del aborto no nos olvidemos de que uno de los protagonistas fundamentales, junto a la madre, es el niño que no va a ser permitido nacer y que va a ser eliminado en el seno de su madre", agregó.

Preguntado por el caso en concreto de una niña de trece años víctima de una violación que queda embarada, Iceta precisó que, en España, "la tasa de abortos por violación es un poco más del 2 por ciento, por lo que, en ese caso, habrá que acompañar y ayudar a esa niña para que dé ese niño". "Ha sido un acto bárbaro, injusto y doloroso, pero si esa niña porta en su seno otra vida, no se puede eliminar una vida, habrá que ver como acompañar en este caso", subrayó.

En el caso de que corra peligro la vida de la madre, Iceta indicó que un niño prematuro "está preparado para nacer con seis meses" y, si el feto tuviera malformaciones, dijo que "si tiene una malformación incompatible con la vida, el pobrecito se va a morir sólo, no hará falta eliminarlo".

CELULAS MADRE

En relación a la modificación genética de embriones para concebir un bebé sano que ayude a un hermano con una enfermedad incurable, el Obispo auxiliar de Bilbao precisó que "un recién nacido siempre es un don, por lo que no se puede querer un niño por motivos de utilidad o por otro tipo de motivos". Según advirtió, "generar embriones es iniciar la vida humana de seres humanos y, por tanto, el decir que por motivos genéticos elegimos uno o dos que estén sanos y los demás los eliminamos es un problema ético importante".

En este aspecto, consideró necesaria la creación de un banco de sangre de cordón umbilical con su correspondiente estudio genético, porque, de esta forma, "tendríamos unan fuente grande de células madre que no tiene problemas éticos para su utilización, con lo que podríamos curar muchas enfermedades que hoy se estan curando por medios no conformes a la ética".

USO DEL PRESERVATIVO

Preguntado sobre las palabras del Papa Bendicto XVI en contra del uso del preservativo como medida para combatir el sida en Africa, Iceta precisó que "la principal causa de mortalidad en Africa es la malaria, no el sida, y la malaria se puede erradicar y no se erradica".

Por otro lado, destacó que "la institución que más ayuda al tema del sida en Africa es la Iglesia", ya que "la mayoría de los centros que tratan el sida en Africa son de la Iglesia, por lo que la Iglesia no se desentiende, ni mucho menos, del tema del sida, sino que está con recursos humanos y materiales en primera línea, ayudando a las personas con sida".

Asimismo, afirmó que el hecho de que el uso del preservativo pueda disminuir el contagio del sida "no es motivo suficiente" para estar a favor de su uso. En ese sentido, apuntó que "la misma OMS dice que hay un 'ABC' para prevenir el sida. El sida se contagia por dos modos, o por sangre o por semen en las relaciones sexuales, por lo que lo primero que tenemos que hacer es evitar que las personas contagiadas de sida tengan relaciones sexuales y, por eso el tema de la fidelidad y abstinencia, ya que si uno tiene relaciones sexuales con su pareja no tiene que protegerse del sida".

"Aquí hay un problema moral, el de mantener relacione sexuales con quien no es su mujer o su marido, y, además, el preservativo no previene al 100 por cien la trasmisión del sida", concluyó.