Investigadores encuentran la manera de impedir la propagación de las células cancerosas

  • Washington, 29 mar (EFE).- Los investigadores de la Clínica Mayo de EE.UU. encontraron una forma de impedir que se propaguen las células de cáncer, según un artículo que publica hoy la revista Nature Cell Biology.

Investigadores encuentran la manera de impedir la propagación de las células cancerosas

Investigadores encuentran la manera de impedir la propagación de las células cancerosas

Washington, 29 mar (EFE).- Los investigadores de la Clínica Mayo de EE.UU. encontraron una forma de impedir que se propaguen las células de cáncer, según un artículo que publica hoy la revista Nature Cell Biology.

Los científicos de esa clínica en Florida señalaron que una molécula, conocida como la proteína kinasa D1 (PKD1), es clave para la capacidad de una célula de tumor de "remodelar" su estructura lo cual le permite que migre e invada.

Según el artículo, los investigadores descubrieron que si está activa la PKD1 las células del tumor no pueden moverse, lo cual explica por qué la proteína está inhabilitada en algunos cánceres invasivos.

Durante el proceso de propagación, conocido como metástasis, las células cancerosas invasivas responden a señales biológicas y se mueven alejándose del tumor primario.

El equipo encabezado por el biólogo del cáncer Peter Storz, junto con otros, ha estudiado el proceso conocido como remodelación de los microfilamentos de actina en la vanguardia de estas células de tumor migrantes.

"Los acontecimientos que reorganizan las células en la vanguardia son complejos: una multitud de moléculas actúan en concierto", dijo Storz. "Pero al parecer la PKD1 debe estar 'apagada' si las células del cáncer han de migrar".

Los filamentos de actina ayudan a conformar el citoesqueleto de las células. Para que las células cancerosas se muevan la estructura celular sustentada por la actina debe reorganizarse continuamente, señaló Storz. Y para que la célula se mueva es necesaria la generación de los microfilamentos de actina.

El equipo de Storz descubrió que la PKD1 desempeña un papel crucial en este proceso. La PKD1 inhibe otra proteína, conocida como "honda" que regula la eliminación de las estructuras de actina existentes de forma que puedan sintetizarse nuevos filamentos.

Los investigadores vaciaron de PKD1 a las células cancerosas bajo estudio y encontraron que aumentaba su motilidad. Luego expresaron la PKD1 activada en las células del tumor y vieron que se impedía su movimiento.

Según los investigadores la conclusión es que la PKD1 es un regulador negativo de la migración celular, y que si ésta no se expresa en las células del tumor, la "honda" se torna activa y contribuye a la reorganización de la actina, de manera que el tumor pueda moverse.