Montero aplaude que Sanidad extienda el DGP al resto del Estado y que el Virgen del Rocío sea el hospital de referencia

Admite una posible ampliación de la Unidad de Genética del Rocío, pero aclara que el Estado tendrá también que compensar a Andalucía SEVILLA, 26 (EUROPA PRESS) La consejera de Salud, María Jesús Montero, aplaudió la decisión adoptada ayer en el seno del Consejo Interterritorial del Sistema Nacional de Salud (CISNS) de extender el diagnóstico genético preimplantatorio al resto del Estado, toda vez que mostró su "orgullo" por que el Hospital Universitario Virgen del Rocío de Sevilla haya sido propuesto por el ministro del ramo, Bernat Soria, como centro de referencia estatal para el empleo de esta técnica. A preguntas de los periodistas tras visitar las nuevas Consultas Externas del Hospital Virgen Macarena de Sevilla, la titular andaluza del ramo señaló que para su departamento "es un gran orgullo que, una vez más, la sanidad andaluza haya marcado el ritmo y el ritmo del resto del SNS". Para Montero, el hecho de que en Andalucía se reconociera por primera vez el derecho de financiar el DGP para todos los ciudadanos, así como los resultados "tan palpables" que ha conseguido la técnica, en referencia a que gracias a la misma se ha conseguido salvar la vida de un niño por medio del primer 'bebé medicamento', representan "el principal motivo por el que el resto del Estado y el Ministerio de Sanidad hayan querido universalizar esta experiencia al resto de ciudadanos de España". "Un derecho que se puso en marcha en Andalucía sirve ahora de modelo para el resto de España", recalcó Montero, quien también aludió al "orgullo" de que sea un hospital andaluz "el que se convierta en el referente para esta técnica". Preguntada, al hilo de ello, acerca de si la propuesta ministerial vendrá acompañada de algún tipo de ampliación de servicios en el hospital sevillano, admitió que, "si se ha de atender al conjunto de las parejas que dispongan del criterio clínico, habrá que reforzar en materia de personal y equipamiento esta unidad", en referencia a la Unidad de Gestión Clínica de Genética, Reproducción y Medicina Fetal del Virgen del Rocío. Con todo, puntualizó que como contraprestación de este servicio el conjunto del SNS "tendrá también que compensar a Andalucía por aquellas parejas que reciban asistencia, pero que provengan de fuera del territorio andaluz". Gracias al DGP, las familias andaluzas con problemas genéticos pueden elegir tener descendencia libre en determinadas enfermedades de base genética y hereditaria. En concreto, esta técnica consiste en la realización de un análisis genético a preembriones obtenidos por técnicas de fecundación in vitro antes de ser transferidos al útero de la madre, lo que posibilita seleccionar aquellos libres de la carga genética asociada a determinadas enfermedades. La aprobación en 2006 de la Ley de Reproducción Humana Asistida abría paso a esta nueva opción terapéutica. Desde la regulación de este procedimiento, han nacido en la sanidad pública andaluza nueve pequeños libres de la enfermedad genética de la que eran portadores sus padres; dos de ellos libres de distrofia muscular de Duchenne, dos libres de hemofilia, dos libres de fibrosis quística (parto gemelar) y dos libres de enfermedad Huntington, y Javier, libre de beta-Talasemia major. AMPLIACIÓN PROCEDIMIENTOS Además, la Consejería de Salud amplió el pasado mes de enero el número de patologías que pueden beneficiarse del diagnóstico genético preimplantatorio. En concreto, la distrofia miotónica de Steinert, el síndrome del X Frágil, el síndrome Marfan, la poliposis adenomatosa familiar del colon y las ocho ataxias espino cerebelosa autosómica dominante se sumaron a las patologías que venían beneficiándose del diagnóstico genético preimplantatorio (atrofia muscular espinal, distrofia muscular de Duchenne, Corea de Huntington, Fibrosis Quística, Hemofilia A y B, enfermedades con herencia recesiva ligada al cromosoma X y síndrome de Alport ligado al cromosoma X).