Sant Pau y la Puigvert practicarán diagnóstico preimplantacional en una portadora del gen del cáncer de mama

BARCELONA, 22 (EUROPA PRESS)

El Hospital de Sant Pau y la Fundación Puigvert de Barcelona han sido autorizados por la Comisión Nacional de Reproducción Humana Asistida para practicar diagnóstico genético preimplantacional en una portadora del gen de cáncer de mama hereditario.

El Ministerio de Sanidad y Política Social aprobó ayer un total de 10 solicitudes para la aplicación del diagnóstico genético preimplantacional relacionadas con la selección de embriones sanos procedentes de parejas portadoras de enfermedades genéticas graves y dos peticiones para la selección genética de embriones con fines terapéuticos, la creación de los denominados 'bebés medicamento'.

La paciente autorizada en este caso presenta antecedentes familiares de cáncer de mama y ovario de aparición precoz y alta mortalidad. Además, se ha identificado la presencia en su genoma del gen BCRA1 --que identifica la capacidad de transmitir un alto riesgo de sufrir la enfermedad--.

La última versión de la ley de reproducción asistida abre la puerta a la práctica del diagnóstico genético preimplantacional para evitar la transmisión de enfermedades hereditarias de alta mortalidad y aparición precoz. En el caso del cáncer, cada paciente tiene que ser evaluado individualmente.

Esta paciente es uno de los dos primeros casos que permitirán el nacimiento de dos bebés libres de los cánceres hereditarios de sus familias que se autorizan desde la implantación de la ley en todo el Estado. Hasta ahora, sólo hay un caso de nacimiento publicado en el mundo.

El programa de reproducción asistida que realizan conjuntamente el Hospital de Sant Pau y la Fundación Puigvert ofrece la técnica de diagnóstico genético preimplantacional para enfermedades hereditarias graves desde 2000, habiendo sido los primeros en obtener bebés sanos de padres portadores de la enfermedad de Steinert u otras distrofias musculares.