La Estrategia vasca de Seguridad del Paciente incluirá nuevas líneas de acción en urgencias y resistencia a antibióticos


BILBAO|
La Estrategia vasca de Seguridad del Paciente incluirá nuevas líneas de acción en urgencias y resistencia a antibióticos

La Estrategia vasca de Seguridad del Paciente incluirá nuevas líneas de acción en urgencias y resistencia a antibióticos BILBAO | EUROPA PRESS

"La mejora continua es la única pauta de actuación admisible en el ámbito de la seguridad del paciente", asegura Jon Darpón

El consejero vasco de Salud, Jon Darpón, ha explicado que la nueva Estrategia de Seguridad del Paciente 2017-2020 apostará por "la continuidad" de la actual e incorporará nuevas líneas de acción en ámbitos como la seguridad en urgencias, la resistencia a antibióticos o la prevención de la malnutrición. "La mejora continua es la única pauta de actuación admisible en el ámbito de la seguridad del paciente", ha asegurado.

Con motivo de la celebración del Día Internacional de la Seguridad del Paciente, que se conmemora el 17 de septiembre, el consejero vasco ha advertido de que el "riesgo cero" en esta materia no existe, si bien ha reiterado su compromiso de "avanzar cada día hacia la máxima seguridad posible" para los pacientes del sistema sanitario vasco.

En este sentido, ha mostrado su satisfacción por los "logros" alcanzados por la Estrategia de Seguridad del Paciente 2013-2016, entre los que ha destacado la reducción de las infecciones asociadas a la atención sanitaria.

En concreto, en función de los datos aportados por el Departamento de Salud, la prevalencia de pacientes con infección nosocomial ha disminuido en más de un punto entre 2013 y 2016, hasta situarse en una tasa del 4,5%, "equiparable a la de los sistemas sanitarios más avanzados". Del mismo modo, se ha logrado disminuir las tasas de bacteriemia asociada a catéter, y también las de neumonía asociada a ventilación mecánica.

La Consejería ha explicado que la Estrategia de Seguridad del Paciente de Euskadi 2013-2016 ha posibilitado también "otras mejoras", como el descenso en un 50% de los errores de identificación del paciente, a través de la pulsera implantada en la totalidad de los hospitales de Osakidetza, o el refuerzo de la seguridad en los quirófanos.

Para la nueva Estrategia 2017-2020, se prevé incorporar nuevos ámbitos de actuación, entre los que se encuentran la seguridad en los servicios de urgencias, la resistencia a los antibióticos, la prevención de la malnutrición de las personas ingresadas y el abordaje de las segundas y terceras víctimas.

El Departamento de Salud y Osakidetza están ultimando la Estrategia, en la que se "apuesta firmemente por la continuidad en el resto de líneas establecidas y desarrolladas en el marco de la Estrategia vigente, iniciada en 2013 y que constituye el primer documento global de esta naturaleza".

El consejero de Salud ha remarcado que "la mejora continua es la única pauta de actuación admisible en el ámbito de la seguridad del paciente".

BALANCE DE LA ESTRATEGIA

En función del informe final de evaluación de la Estrategia 2013-2016, en ese periodo, se han dado "pasos importantes" en todas las líneas de acción, entre ellas la prevención y control de las infecciones relacionadas con la asistencia sanitaria, cirugía segura, seguridad en el proceso asistencial Gestación-Parto-Puerperio, Sistema de Notificación y Aprendizaje en Seguridad del Paciente (SNASP), y optimización de la prescripción de pruebas diagnósticas que utilizan radiación ionizante.

También comprende líneas de buenas prácticas asociadas a la administración de la medicación y a los cuidados de enfermería, seguridad transfusional en donantes y receptores de componentes sanguíneos y tejidos, formación en seguridad del paciente, "correcta e inequívoca" identificación de las personas atendidas en los centros sanitarios, comprobación de la medicación habitual del paciente en cada transición asistencial o traslado dentro del propio nivel asistencial, implicación del paciente en su propia seguridad clínica, y prevención de las infecciones del tracto urinario.

En palabras del consejero de Salud, "todos estos avances son, sin duda, fruto del trabajo, la profesionalidad y la implicación del personal de Osakidetza".

Asimismo, ha remarcado que, en el ámbito de la formación, el servicio vasco de salud ha sido "pionero y referente" en la elaboración y difusión de guías y manuales, tanto para profesionales como para personas usuarias. Además, se ha priorizado la formación interna, con cursos on-line, entre otros, sobre la seguridad del paciente, con una participación de 10.557 profesionales, o la higiene de manos durante la atención sanitaria, en los que han participado un total de 10.968 profesionales.

El principal objetivo de la Estrategia vasca de seguridad del paciente, cuya gestión, implantación y despliegue han logrado la certificación UNE 179003, es "trabajar coordinadamente y en red en todos los centros sanitarios y en los diferentes niveles asistenciales, compartiendo el conocimiento y las buenas prácticas para garantizar la seguridad de los pacientes".

El programa de Osakidetza está sustentado en múltiples grupos de trabajo en los que participan más de 300 profesionales y es dinamizado por "un referente de seguridad" en cada una de las OSIs de Osakidetza.