El nuevo Hospital de Cartagena estará en marcha el segundo semestre de 2010

MURCIA, 11 (EUROPA PRESS)

La consejera de Sanidad, María Ángeles Palacios, que visitó hoy el estado de las obras de construcción del nuevo Hospital de Cartagena que, una vez finalizado, atenderá a los municipios que conforman el Área II (Cartagena, Mazarrón, Fuente Álamo y La Unión), lo que supondrá 276.000 habitantes, aseguró que se podrá empezar a hacer uso de sus instalaciones en el segundo semestre de 2010.

En su recorrido, la consejera estuvo acompañada por la alcaldesa de Cartagena, Pilar Barreiro, así como las primeras autoridades municipales de los citados municipios, donde pudieron constatar que las obras están cumpliendo el calendario previsto y, salvo problemas de última hora, la obra estará acabada a principios del año próximo.

En principio, el número de camas previsto está en torno a las 600 unidades, aunque teniendo en cuenta que un 40 por ciento de las habitaciones diseñadas son individuales, en un momento dado podría reducirse este porcentaje y ampliar la cantidad de camas hospitalarias si fuera necesario.

En cuanto al presupuesto, 86 millones de euros la obra y 50 millones el montaje, ha superado la cantidad inicial, debido según Palacios a que en el camino han surgido novedades tecnológicas que debían ir introduciéndose, "porque ésta es una infraestructura viva y queremos tener lo mejor en el nuevo hospital."

AL PASO DE LOS MÉDICOS DEL ROSELL

La consejera de Sanidad salió al paso de las informaciones que cuestionan la profesionalidad de los médicos del Rosell y que les ha llevado a sacar sus protestas a la calle, defendiendo a ultranza la labor que están haciendo en el hospital del Rosell, "donde atienden a una población muy superior a la que les corresponde y con una presión asistencial muy superior a la de cualquier otro hospital de la Región".

Según Palacios, "hay que transmitir a los cartageneros la tranquilidad de que tienen un gran hospital y excelentes profesionales y que una cosa son las irregularidades, que ya se están investigando, y otra la profesionalidad de quienes trabajan en el Rosell, que no puede verse empañada de esta manera", informaron fuentes municipales.