Presentada la primera instalación hospitalaria en Baleares que permite el parto natural dentro del agua

PALMA DE MALLORCA, 29 (EUROPA PRESS)

El conseller de Salud y Consumo, Vicenç Thomàs, presentó hoy la primera instalación en los hospitales públicos de Baleares que posibilita a las mujeres el parto natural dentro del agua, en el marco de la estrategia de atención al parto normal, después de que en octubre del 2007 el Pleno del Consejo Interterritorial del Sistema Nacional de Salud aprobase la estrategia de atención a este tipo de parto.

Desde entonces, el Ministerio de Sanidad y Política Social --y la Conselleria de Salud y Consumo-- con el objetivo común de impulsar proyectos para la mejora de la atención al proceso del nacimiento, y garantizar la 'humanización', entre otros aspectos, ha firmado convenios de colaboración anuales, que han supuesto para la sanidad pública del archipiélago una financiación de cerca de 400.000 euros en los últimos años.

Esta estrategia nace con el principal objetivo de dar respuesta a las organizaciones de mujeres, y la sociedad en general, que reivindican el derecho a parir con "respeto a la intimidad, participando en las decisiones y en las mejores condiciones para ellas y sus hijos y sus hijas". Así, para propiciar la consecución de estos objetivos, desde la Conselleria se ha trabajado para conseguir "un parto humanizado", así como para ofrecer un trato individualizado a la mujer, favoreciendo, así, un ambiente relajado.

La atención al parto debe realizarse, tal y como informó la Conselleria mediante un comunicado, "bajo el concepto general que el nacimiento es un proceso fisiológico en el que solamente se debe intervenir para corregir desviaciones de la normalidad".

A lo largo del año pasado se realizaron en los diferentes hospitales públicos de Baleares un total de 9.100 partos (11% más que en 2007), de los que un 20% fueron cesáreas. De este total, 1.092 se hicieron en Inca, registrando un porcentaje del 14% de cesáreas, el más bajo de las Islas Baleares.

Los hospitales del archipiélago han modificado progresivamente sus estructuras con el fin único de facilitar la atención al parto normal, siendo una de las acciones clave en esta materia potenciar entornos confortables y cálidos.

De esta manera, los centros disponen de elementos que facilitan la relajación y el confort de la mujer y la pareja como música, pelotas de masaje y, ahora, la bañera sin renunciar a elementos tecnológicos para realizar una monitorización y un control del bienestar fetal adecuado a las recomendaciones de la Organización Mundial de la Salud (OMS).