Cuba alerta contra comercialización y uso en humanos del veneno de alacrán

  • La Habana, 24 abr (EFE).- El Gobierno de Cuba alertó hoy sobre el uso erróneo y la comercialización del veneno de alacrán contra tumores cancerígenos, tratamiento que se investiga en la isla desde hace una década pero que aún no tiene autorización para ensayos clínicos en humanos.

Cuba alerta contra comercialización y uso en humanos del veneno de alacrán

Cuba alerta contra comercialización y uso en humanos del veneno de alacrán

La Habana, 24 abr (EFE).- El Gobierno de Cuba alertó hoy sobre el uso erróneo y la comercialización del veneno de alacrán contra tumores cancerígenos, tratamiento que se investiga en la isla desde hace una década pero que aún no tiene autorización para ensayos clínicos en humanos.

El director del Centro para el Control Estatal de la Calidad de los Medicamentos del Ministerio de Salud Pública, Rafael Pérez, dijo al diario oficial Granma que Cuba "no dispone aún de ningún producto farmacéutico" a partir del alacrán que "pueda ser considerado un medicamento".

Añadió que no hay "evidencias documentadas" que demuestren "la acción terapéutica" ni el uso "seguro y eficaz" del veneno del alacrán Rhopalurus junceus.

Ese veneno ha recibido una "amplia y errónea divulgación", dijo Pérez al denunciar que en América Latina se comercializan fórmulas presuntamente elaboradas por laboratorios cubanos.

Además, señaló que varios medios de prensa han publicado informaciones sobre sus presuntas "propiedades benéficas" y sobre resultados terapéuticos basados solo en "criterios empíricos y populares".

Desde hace unos diez años el complejo cubano Labiofam, dedicado a producir vacunas y otros medicamentos, trata de demostrar la terapia antitumoral con la toxina del alacrán.

El director de ese centro, José Antonio Fraga, declaró días atrás a medios oficiales cubanos que lo único probado hasta ahora es "la inocuidad" del tratamiento con el veneno, así como sus propiedades analgésicas y antiinflamatorias.

Expertos cubanos adelantan los estudios en la isla y en laboratorios de España y Venezuela, y próximamente lo harán en Italia y Francia, explicó Fraga.

"Las estadísticas revelan que el 70 por ciento de los enfermos de cáncer en fase terminal muere con muy mala calidad de vida y si esa solución (la toxina), que se les da a las personas que la solicitan, les ayuda a aliviar el sufrimiento del enfermo y de la familia, es muy difícil parar eso", subrayó.

Por su parte, Pérez insistió en que el producto está "en fase de investigación preclínica" en animales de laboratorio, en busca de "potenciales propiedades terapéuticas".

Agregó que el producto solo pasará a la fase de ensayos clínicos en humanos cuando se presenten "evidencias" de su seguridad y se demuestre la eficacia de su "acción farmacológica".