Descubren que una proteína presente en el 30% de cánceres se degrada en los lisosomas

BARCELONA, 16 (EUROPA PRESS)

Investigadores del Instituto de Investigaciones Biomédicas August Pi i Sunyer (IDIBAPS-Clínic) y de la Universitat de Barcelona (UB) han descubierto que la proteína KRas, que se encuentra mutada en el 30 por ciento de los cánceres humanos, se internaliza activamente desde la membrana y se degrada en los lisosomas, encargados de la degradación de las proteínas.

Esta proteína es una de las sospechosas habituales en cáncer, que está implicada en la regulación de muchas vías de señalización celular. Los resultados del estudio se han publicado en la revista 'Journal of Cell Biology', que forma parte de la tesis doctoral de Albert Lu y cuenta con la colaboración de investigadores de los centros barceloneses y la Universidad de Kyoto.

El artículo descubre cómo la proteína KRas se transporta de forma activa desde la membrana celular, donde desarrolla la mayor parte de su actividad conocida, hacia los lisosomas, orgánulos celulares encargados de la degradación de proteínas. En el caso del KRas se desconocía esta vía de destrucción.

Gracias a técnicas de videomicroscopía con el microscopio confocal y la técnica FRET, los investigadores han observado cómo la proteína se internaliza en la célula y es transportada hacia los lisosomas. Mientras realiza este trayecto por el interior de la célula se mantiene activa, cosa que hace sospechar que sigue ejerciendo su influencia sobre vías de señalización relacionadas con la proliferación celular y la aparición de cánceres.

Las vías de señalización activadas por KRas son muy complejos. Con los nuevos datos será necesario investigar si las señales emitidas de camino a los lisosomas tienen un significado diferente para la célula que las generadas desde la membrana, lugar habitual de acción de la proteína.

Estos resultados dan pistas sobre cómo estimular la eliminación de KRas, una línea de investigación que podría traducirse en nuevas estrategias terapéuticas contra el cáncer y enfermedades en las que la formación de lisosomas está alterada, como la enfermedad de Niemann Pick. El KRas ya se utiliza en el diagnóstico de enfermedades como el cáncer de colon, el de pulmón o el de mama.