El implante coclear recorta el retraso de los niños sordos para aprender a hablar, según la UMA

MÁLAGA, 25 (EUROPA PRESS) Un grupo multidisciplinar de la Universidad de Málaga (UMA) está llevando a cabo un estudio sobre los hitos que marcan el desarrollo del niño sordo con implante coclear, dispositivo que, según la información recogida, acorta el retraso de los niños sordos a la hora de empezar a hablar y emitir sonidos próximos a las vocales. Los investigadores han observado en este primer año de estudio que a los tres meses de la implantación, en todos los niños hay una mejora en su capacidad de detectar sonidos de su entorno, según informó hoy a través de un comunicado la Consejería de Innovación, Ciencia y Empresa, que incentiva la investigación con 101.000 euros. "Hay que esperar aún unos meses antes de comprobar si este progreso inicial se mantiene en el tiempo", explicó el director del grupo de investigación de la UMA, Ignacio Moreno-Torres. Aunque hay diferencias entre niños, se ha comprobado que en general, a los seis meses de la activación suelen aparecer las primeras palabras. "El único niño que ha complementado el estudio produjo más de 50 palabras distintas en la última sesión", aclaró Moreno-Torres. Hasta el momento, se han incorporado al proyecto, o están en vías de hacerlo, un total de 11 niños. De ellos, siete han sido implantados en el Hospital Clínico Universitario San Cecilio (Granada) y cuatro, en el Hospital Clínico Universitario de Las Palmas. De cada niño se llevan a cabo nueve tomas de datos.