El IVI prueba una técnica de selección embrionaria para reducir los embarazos múltiples

  • Madrid, 14 may (EFE).- El Instituto Valenciano de Infertilidad (IVI) está desarrollando una nueva técnica para evaluar la viabilidad de un embrión sin recurrir a la biopsia y bajar así la tasa de embarazos múltiples en la reproducción asistida, que asciende al 30 por cien.

Madrid, 14 may (EFE).- El Instituto Valenciano de Infertilidad (IVI) está desarrollando una nueva técnica para evaluar la viabilidad de un embrión sin recurrir a la biopsia y bajar así la tasa de embarazos múltiples en la reproducción asistida, que asciende al 30 por cien.

La técnica, que está siendo experimentada únicamente por el IVI en España y por un equipo científico de la Universidad de Yale (EEUU), está aportando "datos prometedores".

Así lo ha asegurado hoy el copresidente del IVI, Antonio Pellicer, y el director de IVI-Madrid, Antonio Requena, en la presentación a la prensa del III Congreso Internacional sobre Medicina Reproductiva, organizado por este grupo español y que comienza hoy en Madrid.

En reproducción asistida, hasta ahora, la manera de conocer si un embrión tiene anomalías cromosómicas es la biopsia, consistente en la extracción de una de las ocho células de las que consta antes de ser implantado en el útero.

Sin embargo, se puede dañar el embrión, con lo que "la ventaja de eliminar la anormalidad se contrarresta con la trasferencia al útero de un embrión dañado", ha explicado Pellicer.

Con la nueva fórmula, denominada metabolómica, se puede analizar lo que el embrión consume y expulsa en el medio de cultivo donde se desarrolla antes de ser insertado en la matriz, con lo que se podría determinar si está sano o no.

La técnica es válida solo para alteraciones cromosómicas, pero Pellicer no ha descartado que "potencialmente" podría aplicarse en un futuro a enfermedades hereditarias.

Los expertos del IVI consideran que de esta manera podrían reducirse los embarazos múltiples, ya que al implantar un solo embrión ya seleccionado las posibilidades de una gestación a término ascenderían.

Una mujer que acude a la fecundación in vitro tiene alrededor de un 33 por cien de posibilidades tener un hijo si se le implanta un solo embrión, un porcentaje que asciende a 40 ó 45 por cien si el embarazo se ha obtenido por ovodonación.

De las biopsias embrionarias y de esta nueva técnica cuando sea realidad se beneficiarán fundamentalmente las mujeres con abortos repetitivos y las de 41 a 44 años, que suponen el 30 por cien de las pacientes de los centros de reproducción asistida.

El Congreso de Medicina Reproductiva abordará también la vitrificación de óvulos que permite a mujeres de más de 40 años tener hijos sin recurrir a la donación de ovocitos y que representa ya el 10 por cien de las consultas de IVI, ha señalado Requena.

Esta posibilidad, legal en España desde la Ley de Reproducción Asistida de 2006, permite a mujeres la congelación de sus propios óvulos para después utilizarlos para concebir un hijo.

Según Pellicer, se consideran los 37 años la edad límite recomendada para congelar los óvulos, ya que a partir de entonces su calidad baja considerablemente.

Las nuevas técnicas de vitrificación permiten garantizar tasas de éxito con la obtención de solo 8 o 10 ovocitos (antes era necesario extraer muchos más) que sobreviven casi en el 100 por cien de los casos, ha explicado Requena.

De hecho, cada vez es más común en las clínicas de reproducción asistida la demanda de jóvenes en la veintena que piden este servicio, ha asegurado Pellicer.