Empresarios duermen menos de lo recomendado debido a la crisis económica

  • Bruselas, 18 may (EFE).- Los directores de empresas duermen un 19 por ciento menos de las ocho horas recomendadas y el 40 por ciento lo achaca a la crisis económica, según un informe publicado hoy por la compañía eléctrica holandesa Philips.

Bruselas, 18 may (EFE).- Los directores de empresas duermen un 19 por ciento menos de las ocho horas recomendadas y el 40 por ciento lo achaca a la crisis económica, según un informe publicado hoy por la compañía eléctrica holandesa Philips.

La encuesta, elaborada en cinco países -Holanda, Reino Unido, Alemania, Estados Unidos y Japón- señala que son los estadounidenses los más propensos a perder horas de sueño debido al estrés en el trabajo.

Un 30 por ciento de los encuestados en EEUU atribuyeron la alteración de sus horas de descanso a este motivo, frente al 12 por ciento registrado en Holanda, el país menos expuesto.

Los holandeses son además los que más duermen: 24 por ciento más que otras nacionalidades hasta las seis horas y 38 minutos.

En Alemania, Reino Unido y Japón padecen insomnio o recortan sus horas de sueño por trabajo un 27, 24 y 20 por ciento de los encuestados, respectivamente.

La mayoría de los entrevistados (61 por ciento) reconocieron que su trabajo se ha visto afectado por no dormir lo suficiente.

Según los datos de Philips, no descansar lo suficiente se traduce en pérdidas millonarias para las compañías, ya que repercute en el rendimiento de 6,2 días de trabajo de media al año.

En Reino Unido (donde la media se eleva a 6,7 días al año), se calcula una pérdida de 850 libras (unos 1.150 dólares) por empresario, lo que cuesta a la economía británica alrededor de 3.630 millones de libras (5.555 millones de dólares) anuales.

"Dormir no es opcional. Es crucial para la salud", afirma el director médico de Philips, David White, quien asegura que no descansar lo suficiente puede provocar aumento de peso, diabetes e incluso infartos.

El estudio revela que la mayor parte de los entrevistados (96 por ciento) son conscientes de los efectos negativos para la salud, pero sólo un 27 por ciento buscan tratamiento médico.