Investigadores de Aragón ensayan para reactivar la respuesta inmunitaria contra el cáncer

ZARAGOZA, 26 (EUROPA PRESS)

Investigadores de la Comunidad autónoma de Aragón están liderando ensayos para reactivar la respuesta inmunitaria contra el cáncer. El equipo de Alberto Anel y Julián Pardo, perteneciente a un grupo de excelencia investigadora del Gobierno de Aragón, trabaja para frenar el avance de las células tumorales, según explica hoy el Ejecutivo autónomo.

Así, en un futuro un paciente que padece cáncer podría llegar a recibir un tratamiento o vacuna que le ayudara a activar su propio sistema inmunológico para frenar y responder al avance de las células tumorales.

Esta posibilidad ya ha sido patentada en Francia y es fruto de un estudio realizado entre los investigadores de la Universidad de Zaragoza, Alberto Anel y Julián Pardo; y del Laboratorio del Instituto de Genética Molecular de Montpellier, dirigido por el español Martín Villalba.

Esta colaboración científica se remonta al año 2002 y ha dado lugar, en febrero y marzo, a la publicación de dos estudios en la prestigiosa revista de la Asociación Americana de Inmunología, 'The Journal of Immunology'.

Según explica el científico Alberto Anel, perteneciente al Grupo de excelencia investigadora del Gobierno de Aragón 'Apoptosis, inmunidad y cáncer', de estos dos últimos estudios se extrae la posibilidad de un tratamiento futuro eficaz contra el cáncer.

La idea central de este estudio, donde ha participado el becario Nacho Aguiló, es que a un paciente con esta patología se le extraigan a través de una biopsia células cancerígenas, para seguidamente manipularlas genéticamente, eliminando la expresión de una enzima llamada ERK5.

"Una vez modificado ese tumor, inyectaríamos al paciente esas células, con el fin de activar su sistema inmunitario, el cual ha fallado, como ha quedado demostrado al contraer el tumor. Con esta manipulación, generaríamos células tumorales atenuadas; y el tumor modificado estimularía la respuesta inmunitaria anti-tumoral, de forma que el sistema inmune acabaría también con el tumor original dañino", concreta Anel, que trabaja conjuntamente con Julián Pardo, Premio Aragón Investiga 2008 y en la actualidad investigador contratado por ARAID (Agencia aragonesa para la investigación y el desarrollo).

Este tipo de ensayos todavía están en fase preclínica, sin saber si un día se podrán aplicar en humanos o en todos los tipos de tumores. Pero los resultados obtenidos en los ratones de laboratorio son muy "sorprendentes y prometedores, ya veremos si después llegan a la fase clínica. Su eficacia se ha demostrado en las células leucémicas, en los tumores hematológicos, no en los tumores sólidos que afectan al hígado u otros órganos", apunta este científico.

No obstante, los ratones y los humanos nada tienen que ver, dado que "mientras nosotros tenemos una larga esperanza de vida, los ratones sólo viven un año y su sistema inmunológico no es exactamente igual al nuestro".

Por tanto, "no se pueden extrapolar los resultados, pero este es el primer paso para su aplicación en humanos, porque estos experimentos han sido exitosos y no se han detectado efectos secundarios", asegura este científico del Departamento de Bioquímica y Biología Molecular y Celular de la Universidad de Zaragoza.

INICIO DE LOS DOS ESTUDIOS

Llegar a la conclusión de que la eliminación de la expresión de la enzima ERK5 a través de técnicas genéticas puede ser una estrategia de vacunación tumoral ha sido ya patentada en Francia por el científico Martín Villalba. Esta esperanza para el tratamiento del cáncer o al menos de la leucemia ha sido el resultado de dos estudios realizados entre el equipo de Anel y Pardo, responsables de la línea 'Apoptosis y función efectora del sistema inmunitario', y el grupo dirigido por Martín Villalba.

En un primer estudio, publicado en febrero en The Journal of Immunology, se demostró en los experimentos realizados, que los ratones deficientes en la enzima proteína quinasa C de tipo theta eran mucho más sensibles al desarrollo de una leucemia inyectada, porque no se activaban correctamente las células denominadas 'asesinas naturales' (NK), protagonistas del rechazo del tumor, y el tumor no se podía controlar.

En cambio, en los ratones normales, este tumor era rápidamente eliminado por las células denominadas 'asesinas naturales' (NK). "Ya se había descrito que estas células eran importantes en la lucha contra el cáncer, y nuestros estudios lo confirman claramente. Además, demostramos por primera vez que los ratones normales se pueden defender, pero no lo pueden hacer los que les falta esta enzima", señala este bioquímico.

En otro estudio paralelo, demostraron que la eliminación de la expresión de la enzima ERK5 hacía que diversas leucemias de ratón se hicieran extremadamente sensibles a la eliminación por parte de las denominadas células NK, que son las primeras que actúan contra los tumores. De ahí que "la eliminación de la expresión de ERK5 pueda ser una estrategia de vacunación antitumoral".

Estos dos estudios, que inicialmente se realizaron por separado, han llegado a confluir dando un resultado esperanzador para el tratamiento del cáncer.

APUESTA POR LA DIVULGACIÓN CIENTÍFICA

La información sobre la realización de este tipo de ensayos que frenen el cáncer, se ha dado a conocer a través de Aragón Investiga, 'www.aragoninvestiga.org', portal de divulgación científica, fruto del convenio de colaboración entre el Departamento de Ciencia, Tecnología y Universidad del Gobierno de Aragón y la CAI.

El Departamento de Ciencia del Ejecutivo aragonés, además de reconocer y apoyar el trabajo de 262 grupos de investigación, es consciente de la importancia de divulgar esos resultados a la sociedad. Con esta finalidad, apoya desde 2003 la iniciativa 'Aragón Investiga', para hacer llegar a la sociedad aragonesa el interés de los temas de investigación que se realizan en Aragón.

Esta iniciativa es fruto de un acuerdo entre la Consejería de Ciencia y Caja Inmaculada. Esta divulgación realiza principalmente a través de un portal en internet, 'www.aragoninvestiga.org', y del envío semanal gratuito de boletines electrónicos, con información actualizada del panorama científico aragonés, que reciben actualmente cerca de 2.000 suscriptores.

Aragón Investiga se enmarca dentro de los dos Planes Autonómicos de Investigación, Desarrollo y Transferencia de conocimientos de Aragón. En el I Plan (2002-2004), se recoge esta iniciativa dentro de la línea estratégica sobre la necesidad de que el sistema de ciencia y tecnología se instaure en la sociedad.

El II Plan Autonómico de Investigación, Desarrollo y Transferencia de conocimientos de Aragón (2005-2008) destaca Aragón Investiga como pieza central del esfuerzo realizado en materia de difusión de la actividad investigadora por el Departamento de Ciencia, Tecnología y Universidad. Esta iniciativa pretende aglutinar de una forma sencilla y amena las actuaciones llevadas a cabo en Aragón en materia de investigación y hacer llegar esa información a la sociedad.