Las estatinas reducen un 20% el riesgo de ictus

MADRID, 15 (EUROPA PRESS)

Las estatinas reducen un 20% el riesgo de ictus, según un estudio del Instituto de la Salud y de la Investigación Médica (INSERM) de Francia y la Universidad Paris-Diderot en París que se publica en la revista 'The Lancet Neurology'.

Los investigadores han realizado un meta-análisis de 24 estudios que incluye a un total de 165.000 pacientes que muestra que el uso de las estatinas se asocia con una reducción del riesgo de ictus de alrededor de una quinta parte en comparación con el placebo. El trabajo muestra que por cada disminución de 1 mmol/L en el colesterol malo LDL se corresponde con una reducción del riesgo relativo de ictus del 21 por ciento.

Las estatinas no sólo disminuyen el riesgo global de ictus sino que también ralentizan la progresión del bloqueo de las arterias carótidas que suministran sangre al cerebro, reducen la inflamación y la disfunción endotelial, disminuyen la agregación de las plaquetas, mejorar la descomposición de los coágulos de fibrina, reducir la presión sanguínea y disminuir el riesgo de complicaciones tromboembólicas para el cerebro al reducir la incidencia de los ataques cardiacos. Según los investigadores, las estatinas podrían también tener un efecto neuroprotector.

Sólo uno de los 24 estudios evaluaba el uso de las estatinas para la prevención secundaria del ictus y descubrió que una intensa reducción del colesterol malo por estatinas también reducían el riesgo de ictus recurrente en un 16 por ciento y los episodios cardiovasculares principales en un 20 por ciento.

Los autores también estudiaron el efecto de las estatinas en el ictus causado por la ruptura de un vaso sanguíneo o ictus hemorrágico, que representa el 20 por ciento de todos los ictus. Dos estudios anteriores habían sugerido que las estatinas podrían aumentar el riesgo de hemorragia. Los investigadores descubrieron que no existían evidencias de que el uso de estatinas aumentara el riesgo de ictus hemorrágico excepto en pacientes con hemorragias cerebrales anteriores.