López Barneo confía en lograr en breve el trasplante de células al cerebro de enfermos de Parkinson

BILBAO, 27 (EUROPA PRESS)

El catedrático de Fisiología de la Facultad de Medicina de Sevilla y experto en tratamiento con células madre para enfermedades neurodegenerativas, José López Barneo, aseguró hoy en una conferencia en la UPV que tiene esperanzas de que, en un breve espacio de tiempo, su grupo de investigación esté en condiciones de transplantar en el cerebro de enfermos de Parkinson neuronas creadas in vitro a partir de células madre del cuerpo carotídeo, que cuenta con altos niveles de dopamina.

En su charla sobre investigaciones en torno a la eficacia del trasplante intracerebral en animales y paciente con Parkinson celebrada hoy en la Facultad de Ciencia y Tecnología de la universidad vasca, López recordó que en esta enfermedad mueren las neuronas que producen dopamina.

Por ello, el hallazgo de altos niveles de dopamina en el cuerpo carotídeo le llevó a investigar sobre la eficacia del trasplante intracerebral del mismo en animales y pacientes con Parkinson. Además de la terapia celular, también trabaja en la etiopatogenia de la degeneración neuronal en el Parkinson.

Este catedrático de Fisiología de la Universidad de Sevilla y experto en el campo de las enfermedades neurodegenerativas, confía en que en un breve espacio de tiempo su grupo de investigación esté en condiciones de iniciar el primer ensayo clínico en humanos, consistente en el trasplante a enfermos de Parkinson de neuronas creadas 'in vitro' a partir de células madre del cuerpo carotídeo.

López Barneo opina que el "traspaso" de este hallazgo a la clínica en humanos es complicado "no sólo a nivel científico sino técnico", ya que la Agencia Española del Medicamento impone restricciones a cualquier material que vaya a ser utilizado como medicamento.

Hasta su traspaso a la clínica humana y tras el descubrimiento en roedores, el siguiente paso será comprobar si también existen células madre en el cuerpo carotídeo de humanos, una probabilidad de la que el investigador se muestra "casi seguro" por las evidencias preliminares.

En concreto, basa su argumentación en que el cuerpo carotídeo -situado en el cuello y del tamaño de un garbanzo- de los humanos, al igual que el de los roedores, crece de tamaño en condiciones de hipoxia (falta de oxígeno).

Según el experto, de ser cierta su suposición, se comprobará si funciona el trasplante de neuronas al cerebro, es decir, si son capaces de liberar dopamina y factores neurotróficos, unas sustancias neuroprotectoras importantes para prevenir procesos neurodegenerativos como el Parkinson.