El proyecto Piiisa crece en su séptima edición con nuevos proyectos de investigación


GRANADA|

Cerca de medio millar de estudiantes de 53 institutos de Secundaria de la provincia granadina han participado en experiencias reales de investigación en centros del Consejo Superior de Investigaciones Científicas y la Universidad de Granada, en el marco de la séptima edición del Proyecto de Iniciación a la Investigación e Innovación en Secundaria en Andalucía (Piiisa), una iniciativa que también involucra a la Consejería de Educación de la Junta de Andalucía.

Gracias a este programa, los estudiantes de Secundaria y Bachillerato tienen la oportunidad de participar en proyectos de gran alcance en centros de investigación de primer nivel, tales como los diferentes departamentos del CSIC y distintas facultades de la Universidad de Granada, que han puesto todo su potencial técnico y personal al servicio de los jóvenes investigadores, permitiendo poner en marcha hasta 58 proyectos de investigación tutorizados por investigadores de los distintos centros, en los que han participado cerca de medio millar de estudiantes y 53 docentes de institutos de la provincia.

Este miércoles se ha puesto fin a la séptima edición de este proyecto en un congreso que ha servido para exponer los resultados obtenidos en los diferentes programas de investigación y que ha contado con la presencia del delegado territorial de Educación de la Junta de Andalucía en Granada, Germán González, el vicerrector de Extensión Universitaria, Víctor Medina, la directora de la Unidad de Cultura Científica de la UGR, Ana Isabel García, la decana de la Facultad de Ciencias, María del Carmen Carrión, y el director del Instituto de Astrofísica de Andalucía, José Vílchez.

Todos ellos han coincidido en la importancia de "despertar vocaciones investigadoras" a partir del contacto directo de los jóvenes con la ciencia real, permitiendo al alumnado conocer de primera mano técnicas y equipamientos de los laboratorios y salas de trabajo, utilizando en muchos casos el inglés como idioma vehicular de la investigación, y las nuevas tecnologías como herramientas habituales. De esta manera, los estudiantes tienen "la posibilidad de descubrir y potenciar sus capacidades y de mejorar sus competencias mediante el trabajo en equipo, la lectura y escritura de documentos científicos o la realización de ponencias orales para explicar el trabajo realizado".

En este curso, Piiisa ha crecido considerablemente, ya que se ha aumentado el número de centros participantes, que alcanza ya a más de un 60 por ciento de institutos públicos de la provincia, acercándose al 90 por ciento en el caso de la capital. También es mayor el número de proyectos e instituciones implicadas ya que a la oferta existente en ediciones anteriores se han sumado otras como el Centro de Enseñanzas Virtuales con proyectos como 'Tecnología y Robótica', la Facultad de Bellas Artes con 'Grafitis para investigación en arte, química y restauración' o la Facultad de Ciencias del Deporte con '¿Te atreves a ser más estable que yo?'. En otros casos, se ha incrementado la oferta. Así, la Facultad de Filosofía y Letras ha aumentado su presencia sobre todo a través del Departamento de Prehistoria y Arqueología que ha desarrollado cinco proyectos.

A lo largo del congreso, los estudiantes han podido mostrar los resultados de sus investigaciones en diferentes ramas del conocimiento con temáticas tan variadas como la educación musical, la arqueología o la neuropsicología, el patrimonio arquitectónico, el desarrollo de nuevos fármacos, los cúmulos estelares, las emociones en relación con las redes sociales, el voluntariado, los grafitis, la potabilización de agua, o el cambio climático.