Una nueva terapia de mantenimiento logra frenar la progresión del cáncer de ovario recurrente tras la quimio


MADRID|
Una nueva terapia de mantenimiento logra frenar la progresión del cáncer de ovario recurrente tras la quimio

Una nueva terapia de mantenimiento logra frenar la progresión del cáncer de ovario recurrente tras la quimio MADRID | EUROPA PRESS

Un estudio publicado en la revista 'The Lancet' ha demostrado la eficacia de una terapia de mantenimiento con el fármaco rucaparib a la hora de frena la evolución del cáncer de ovario recurrente tras el uso de quimioterapia, ya que permite triplicar la supervivencia libre de progresión.

Así se desprende de los resultados difundidos por el jefe del programa de Cáncer Genitourinario, Ginecológico y Dermatológico del Centro Integral Oncológico Clara Campal HM CIOCC, Jesús García-Donas, coautor de este trabajo, que demostró cómo este fármaco aumentaba la supervivencia libre de progresión a 16,6 meses, frente a los 5,4 meses del manejo habitual.

El estudio, que también ha sido presentado durante el congreso de la Sociedad Europea de Oncología Médica (ESMO, en sus siglas en inglés) celebrado en Madrid, incluyó a 564 pacientes de 11 países (Alemania, Australia, Bélgica, Canadá, España, Estados Unidos, Francia, Israel, Italia, Nueva Zelanda y Reino Unido).

El fármaco, desarrollado por Clovis Oncology, pertenece a una nueva generación de moléculas que van dirigidas contra dianas específicas presentes en el cáncer que, en este caso, dificulta la correcta reparación del ADN. "Dado que las células tumorales son de por sí deficientes en esta reparación, rucaparib provoca que muchas de ellas no sean viables, eliminándose", ha explicado este experto.

Hasta la fecha, el tratamiento actual ante este tipo de proceso oncológico es una extensa cirugía inicial que debe garantizar la resección sistemática de todos los implantes tumorales. Tras dicha intervención se administra tratamiento quimioterápico con intención de eliminar los restos microscópicos, según García-Donas, pero son numerosos los casos en los que se produce una recaída de la enfermedad.

Por ello, en este caso probaron a continuar la terapia con este fármaco oral tras completar los ciclos de quimioterapia para ver si así lograban retrasar la recurrencia de la enfermedad y prolongar el tiempo en que una paciente se encuentra libre de síntomas.

Más allá de la relevancia de este avance, este ensayo viene a señalar la importancia que tienen fármacos como rucaparib, de la familia de los inhibidores de PARP, en la investigación en el cáncer de ovario. Por ello, ha avanzado, el siguiente paso es ver qué pacientes responderán mejor a estas terapias.

Asimismo, en su centro están desarrollando estudios a nivel celular, de nuevas combinaciones de estos fármacos, que permitan administrarlos de forma más eficaz y también más segura. "Sin duda, los frutos de todo este esfuerzo, redundará en un beneficio para nuestras pacientes, objetivo último de cualquier innovación en medicina", aseguró.