La gripe porcina llega a Europa

La ministra de Sanidad, Trinidad Jiménez, ha confirmado el primer caso europeo de gripe porcina en Almansa (Albacete). El afectado, un varón de 23  años, permanece estable y responde de manera favorable al tratamiento. Las primeras sospechas de pacientes portadores del virus en España superan ya los 25 casos distribuidos en gran parte de la geografía.

En Reino Unido, su homólogo escocés anunció dos nuevos casos que añadir a las cifras que empiezan a confirmarse en Europa. La Organización Mundial de la Salud (OMS) ha elevado el nivel de alerta pandémica al grado 4, lo que implica que se transmite fácilmente entre personas y existe el riesgo de que se convierta en un brote masivo. La OMS establece un rango de seis fases para clasificar a una potencial pandemia con peligro para los seres humanos.

La cifra de fallecidos en México supuestamente a causa de la enfermedad alcanza ya los 150 muertos, según el Gobierno, que decretó la suspensión de las clases en colegios y universidades en todo el país hasta el próximo 6 de mayo. Las muertes sospechosas de haber sido provocadas por el virus se extienden ya por diez Estados. En Estados Unidos, donde se detectó en segundo lugar la mutación de la gripe, los casos confirmados se elevan ya hasta el número de 40.

El origen del virus se ha establecido en la mexicana Adela María Gutiérrez. La mujer, originaria de Oaxaca (México) y de 39 años de edad, ingresó el pasado 9 de abril en el hospital con un cuadro de neumonía y diabetes, donde falleció a las pocas horas. Según las Autoridades, el virus mutó en su cuerpo, pasando a afectar también a humanos y expandiéndose rápidamente. Decenas de países de todo el mundo pasan en ese momento a aumentar los protocolos de seguridad requeridos para evitar la posible expansión de la enfermedad.