La OMS luchará para que la protección de la salud se refleje en el tratado post-Kyoto

  • Ginebra, 22 may (EFE).- La Organización Mundial de la Salud (OMS) aprobó durante su Asamblea General promover la necesidad de que el nuevo tratado sobre cambio climático que substituirá al de Kyoto incluya la protección de la salud.

La OMS luchará para que la protección de la salud se refleje en el tratado post-Kyoto

La OMS luchará para que la protección de la salud se refleje en el tratado post-Kyoto

Ginebra, 22 may (EFE).- La Organización Mundial de la Salud (OMS) aprobó durante su Asamblea General promover la necesidad de que el nuevo tratado sobre cambio climático que substituirá al de Kyoto incluya la protección de la salud.

La Asamblea Mundial de la Salud, que ha tenido lugar esta semana y que finaliza hoy, aprobó una resolución en la que insta a luchar contra el cambio climático al reconocer los devastadores efectos nocivos contra la salud pública.

Para lograrlo, aboga por que el tratado post-Kyoto que se aprobará en diciembre en Copenhague tenga en cuenta los efectos del cambio climático en la salud.

"Proteger la salud y el bienestar debería ser uno de los tres principales objetivos del acuerdo; el refuerzo de los sistemas de salud debería ser nombrado como una de las áreas prioritarias; y deberían aplicarse medidas de mitigación del calentamiento global que logren un beneficio sanitario", reza la resolución.

"La resolución reconoce que el cambio climático está afectando nuestra salud y que necesitamos actuar para intentar mitigar sus efectos de forma rápida y eficaz", explicó en rueda de prensa María Neira, directora del departamento de Salud Pública y Medio Ambiente de la OMS.

Y agregó: "Copenhague es una oportunidad sin igual para poder incluir la conciencia sobre los efectos del calentamiento global en la salud".

La resolución incluye que el tratado post-Kyoto "señale la necesidad de proteger los sistemas de protección de la vida, como la comida, el hogar, el agua y la energía, y que estos necesitan un compromiso global justo que obligue a reducir las emisiones de efecto invernadero".

"El calentamiento global afecta a nuestras fuentes básicas, como los alimentos, o el acceso al agua. Además si se producen fenómenos climáticos extremos puede provocar grandes movimientos de personas, con las consecuencias que ello conlleva", agregó Neira.

La directora de la OMS explicó que junto a la resolución, se ha aprobado un "ambicioso" plan de acción para ser aplicado de inmediato.

Neira destacó que es esencial trabajar con los sectores privados para intentar mejorar ciertos aspectos que se cobran muchas vidas y que tienen fácil solución, como controlar la polución interior causada por una mala combustión.

"Cada año se cobra la vida de 1,6 millones de personas en el mundo y contribuye enormemente al calentamiento global", señaló.

Asimismo, Neira indicó que la polución externa se cobra la vida de 800.000 personas cada año "por lo que hay que hablar con los sectores del transporte y de la energía para intentar reducir sus emisiones".

Internamente, el sector sanitario también deberá hacer un esfuerzo por adaptarse, dado que es uno de los principales consumidores de energía.

Neira explicó que la OMS implementará un plan de colaboración técnica para ayudar a los países que lo precisen a ver cuales son sus vulnerabilidades y cómo podrían solucionarlas.