La píldora de la polémica


El anuncio de la ministra de Sanidad y Política Social, Trinidad Jiménez, de que la “píldora del día después” se venderá en farmacias y sin receta médica, ha generado opiniones encontradas en diversos estamentos de la clase social.

Derecho a Vivir Su portavoz, la doctora Gádor Joya, ha afirmado que la llamada “píldora del día después” tiene “un efecto abortivo” y que la medida anunciada hoy por el Gobierno supone “establecer el aborto libre por la vía de los hechos consumados”. Dispensarla sin receta y a cualquier edad “es un agresión a la salud de la mujer” y se va a exponer a millones de chicas adolescentes a un “grave riesgo para su salud, sin que los sepan los padres”.

Fundación de Contracepción Ezequiel Pérez Campos, presidente de la Fundación, ha celebrado hoy que la “píldora del día después” se venda en farmacias sin receta médica y a mujeres sin limitación de edad. Para Pérez Campos, “no es fácil justificar la objeción” a la venta sin receta, pues los farmacéuticos, ha argumentado, únicamente la dispensan. Ha señalado que el exceso y la utilización incorrecta de la píldora pueden ser peligrosos, “como sucede con el alcohol”.

Instituto de Política Familiar (IPF) Eduardo Hertfelder, presidente del IPF, ha calificado la medida de Sanidad de “anticonstitucional” y “proabortista”, “Supone una violación de los derechos de los padres, porque son quienes tienen la patria potestad de sus hijos menores de edad y el Estado se está inmiscuyendo en ello”.

Federación Internacional de Asociaciones de Médicos Católicos (FIAMC) El presidente de la organización, J.M. Simón, ha tachado de “inconcebible que en un país civilizado se repartan fármacos con potentes efectos secundarios sin control médico”. “Es una de las muchas perversiones del sistema hacia la profesión médica y hacia el respeto a la vida, la salud, la educación de nuestros hijos y la misma igualdad entre los sexos, porque la carga anticonceptiva recae exclusivamente sobre la mujer y el varón no cuenta”, ha denunciado.

Sociedad Española de Ginecología y Obstetricia (SEGO) El secretario general de la SEGO, Luis T. Mercé Alberto, ha calificado de “frívola” la decisión del Gobierno de autorizar la venta sin receta en farmacias de la píldora del día después, ya que la generalización de su uso como anticonceptivo convencional “podría aumentar tanto los embarazos no deseados como las enfermedades de trasmisión sexual”. El experto ha advertido del peligro de que las mujeres, “sobre todo las más jóvenes”, dejen de considerar la píldora postcoital “como el método anticonceptivo de urgencia que es” y pasen “a usarlo por comodidad en todas sus relaciones sexuales esporádicas, en lugar del preservativo o los métodos hormonales”.

Izquierda Unida Gaspar Llamazares, ha considerado consideró “positiva” la decisión del Gobierno. El presidente de la Comisión de Sanidad y Consumo del Congreso ha celebrado la medida del Gobierno aunque reclamó que “no se convierta en el método habitual de prevención de embarazos no deseados”. Además, ha dicho que “ahora se debe garantizar el acceso social”, para lo que reclamó que esta píldora sea financiada por la sanidad pública.

Federación de Usuarios-Consumidores Independientes (FUCI) Su presidenta, Agustina Laguna, ha mostrado su desacuerdo con la medida ya que el acceso a la píldora sin ningún tipo de receta “puede convertirse en un método anticonceptivo”. “Es más lógico que se dispense como hasta ahora, recetado por un facultativo”, aseguró Laguna, ya que los menores de edad pueden recurrir a este método “para solucionar problemas que hayan tenido en sus relaciones sexuales”.