LM colaboran para garantizar la seguridad de productos infantiles

CUENCA, 15 (EUROPA PRESS)

El Instituto de Consumo y los Colegios Profesionales de Farmacéuticos de Castilla-La Mancha han suscrito hoy en Cuenca un convenio de colaboración cuyo principal objetivo es garantizar la seguridad de los productos infantiles que se distribuyen a través de las oficinas de farmacia.

Según informó la Junta en un comunicado, rubricaron el acuerdo el director del Instituto de Consumo, Jesús Montalvo, y el presidente del Consejo Autonómico de Colegios Oficiales de Farmacéuticos de Castilla-La Mancha y presidente del Colegio de Farmacéuticos de Guadalajara, Tomás Martínez de Anca.

Tras la firma, explicaron que este acuerdo permitirá dar continuidad a una colaboración mutua entre las dos instituciones, y será un paso más para poder controlar, de forma reglada, los productos que se pueden adquirir en las oficinas de farmacia y de esta forma preservar los derechos y el bienestar de los consumidores y usuarios de la región.

Según señaló el director del Instituto de Consumo, este acuerdo de colaboración, que se renovará anualmente, tiene una especial significación ya que persigue la protección de uno de los colectivos más vulnerables dentro de nuestra sociedad, como es la infancia.

Por su parte, el presidente del Consejo Autonómico de Colegios de Farmacéuticos destacó que con este convenio "se pone de manifiesto, una vez más, la colaboración de las oficinas de farmacia con la administración regional en temas sensibles a nuestros cometidos".

El director del Instituto de Consumo añadió que dentro del convenio se quiere poner especial atención a los productos que se destinan a la infancia, "porque el objetivo es que cumplan todos las normas de seguridad y que hayan pasado todos los controles y, a la vez, agilizar la comunicación y el intercambio rápido de información entre ambas instituciones", subrayó.

RED DE ALERTA DE PRODUCTOS DE CONSUMO

Ese intercambio de información se centrará en aquellas actuaciones o productos que pudieran suponer un riesgo grave para la salud de los consumidores y para ello se utilizará la Red de Alerta de Productos de Consumo que no son alimentarios, una herramienta del sistema europeo de intercambio rápido de información (SIRI).

El sistema, en el que participa el Instituto de Consumo desde el año 1992, dispone de una normativa que regula los sistemas de evaluación de la seguridad de los productos, las obligaciones de los productores y distribuidores y las competencias y facultades de las distintas administraciones.

En lo que va de año, y según explicó el director del Instituto de Consumo de Castilla-La Mancha, se han recibido un total de 849 notificaciones de alerta a través de esta red, de las que más de un 32 por ciento fueron de artículos relacionados con la infancia.

"Entre los artículos que han entrado en la red de alerta se han incluido chupetes, biberones y diversos productos de puericultura, algunos de los cuales pueden ser adquiridos en las oficinas de farmacia, de ahí la importancia de este convenio con el que se cumple uno de los compromisos del Gobierno regional como es la protección de la infancia, uno de los colectivos más vulnerables dentro de nuestra sociedad", concluyó Montalvo.