La lucha contra la pobreza urbana centra el Plan de Cooperación municipal, que aporta 14 millones en subvenciones

MADRID, 26 (EUROPA PRESS) La lucha contra la pobreza urbana es el eje central del Plan de Cooperación del Ayuntamiento de Madrid para el periodo 2009-2012, como subrayó hoy el vicealcalde de Madrid, Manuel Cobo, que añadió que han sido aprobados 14,2 millones de euros en subvenciones a entidades dedicadas a la cooperación al desarrollo. El vicealcalde detalló en la rueda de prensa posterior a la Junta de Gobierno que el Plan incorpora como novedad en su estrategia de actuación "el perfil municipalista". "Ante la perspectiva de una creciente concentración de la pobreza en las zonas urbanas en el mundo, este perfil caracteriza a la capital española y pone el énfasis en la lucha contra la pobreza urbana y en una participación institucional directa más activa para asentar en ellas el concepto de ciudad sostenible", declaró. Los proyectos en cooperación al desarrollo tienen que estar dirigidos a actuaciones acordes con el Plan General de Cooperación 2009-2012 y con los Planes Estratégicos de Actuación de los países considerados como prioritarios. En 2009 cuentan con 11.400.000 euros. Los dirigidos al codesarrollo, al que el Ayuntamiento destina 2 millones, tienen que aprovechar las capacidades, la experiencia adquirida y las iniciativas de los emigrantes y sus redes sociales para potenciar el desarrollo social, educativo, sanitario, productivo y de capital humano en sus comunidades de origen. En educación para el desarrollo y sensibilización social, con un total de 800.000 euros, los programas tienen como fin promover la participación ciudadana, el fomento de actitudes solidarias hacia los países en desarrollo, potenciar el compromiso personal, la defensa de los derechos humanos y de las libertades. En cuanto a los países de destino, el primer Plan General de Cooperación, puesto en marcha entre 2005 y 2008, tuvo a Latinoamérica como la principal región de destino de la ayuda dirigida por el Ayuntamiento de Madrid al englobar tres cuartas partes del total de recursos de cooperación. La zona andina fue la preferente. Por otro lado, durante el período de ejecución del primer Plan de Cooperación, la mayor parte de las intervenciones apoyadas por el Ayuntamiento de Madrid tuvieron un perfil socioeducativo y productivo englobando cerca de dos terceras partes del desembolso total de recurso. Fueron seguidas en importancia por los proyectos en materia socio-sanitaria o de salud.