La mayoría de los cuidadores de enfermos de Alzheimer no se plantea su ingreso en una residencia, según un estudio

MADRID, 08 (EUROPA PRESS)

La mayoría de los cuidadores no se plantea el ingreso de sus familiares enfermos de Alzheimer en una residencia a pesar de la sobrecarga que les supone los trastornos de conducta asociados a esta enfermedad, según el primer estudio realizado en Europa con cuidadores informales sobre los trastornos de conducta en esta enfermedad.

Precisamente, el director general de Mayores del Ayuntamiento de Madrid, Florencio Martín Tejedor, inaugurará mañana a las 9.30 horas la IV Conferencia Europea de la Fundación Alzheimer España, donde se presentará públicamente este estudio.

Además, según este trabajo los cuidadores informales tienen una "gran resistencia" a la hora de afrontar la problemática de los trastornos de conducta asociados al Alzheimer, uno de los problemas que más afecta a las familias y que más sobrecarga a los cuidadores, pues se da en un 90 por ciento de los casos, lo que refleja una presencia de trastornos de conducta superior a lo que otros estudios médicos habían manifestado con anterioridad.

Además, al preguntar a los cuidadores si se habían planteado la posibilidad de ingresar a su familiar en una residencia debido a estos trastornos, el 67 por ciento responde que no, frente al tercio restante, que declara habérselo planteado.

En este informe han participado más de 1.500 cuidadores, aunque finalmente los estudios completos se realizaron con 1.201, lo que le convierte en el mayor estudio realizado hasta el momento en Europa con cuidadores informales sobre los trastornos de conducta.

En esta conferencia participarán algunos de los principales expertos europeos en esta materia, como el presidente de la Sociedad Española de Geriatría y Gerontología, Pedro Gil; el director de este estudio, Rodrigo Santelices; el profesor de Psiquiatría y Neurociencias de la Universidad de Maastricht, Frans Verhey; la profesora de Psiquiatría en la Universidad Complutense de Madrid, Mª Inés López-Ibor o el profesor de Psicología de la Vejez en la Universidad de Gales, Bob Woods, entre otros.