Los enfermos de párkinson se triplicarán en 2050 a causa del envejecimiento

  • Madrid, 1 abr (EFE).- La incidencia del párkinson en España se duplicará en 20 años y se triplicará en 2050 debido al envejecimiento de la población, lo que aumentará también los costes directos de su tratamiento.

Los enfermos de párkinson se triplicarán en 2050 a causa del envejecimiento

Los enfermos de párkinson se triplicarán en 2050 a causa del envejecimiento

Madrid, 1 abr (EFE).- La incidencia del párkinson en España se duplicará en 20 años y se triplicará en 2050 debido al envejecimiento de la población, lo que aumentará también los costes directos de su tratamiento.

La Federación Española del Párkinson (FEP) ha exigido hoy que se haga efectiva la aplicación de las prestaciones y servicios, y propone la creación de una red nacional de centros especializados en trastornos del movimiento a los que se pueda derivar al paciente una vez diagnosticada la enfermedad.

El párkinson es una enfermedad neurológica, crónica y degenerativa que afecta al sistema nervioso ocasionando problemas de equilibrio, coordinación y movilidad, rigidez muscular y trastornos en la capacidad para comunicarse y hablar con los demás.

El presidente de la FEP, José Luis Molero, ha insistido en la importancia de que estos centros cuenten con equipos especializados y multidisciplinares que "deben incorporar un neurólogo, un enfermero, un fisioterapeuta, un logopeda, un terapeuta ocupacional, un psicólogo, un psiquiatra y un trabajador social".

La neuróloga del Hospital Clínico de Madrid María José Catalán ha recordado que aunque la parte más visible de la enfermedad es el temblor, "no todos" los enfermos tiemblan, y "lo que sí interfiere funcionalmente en su vida es la lentitud o bradicinesia y la rigidez" que les impiden realizar tareas cotidianas.

La directora del Foro Español de Pacientes, Joana Grabiele, ha explicado que "el parkinson es una enfermedad altamente vulnerable porque aparece en una edad en ocasiones muy fructífera", en edad más avanzada puede derivar en discapacidad y, además, el tratamiento es sólo sintomático porque la enfermedad no tiene curación.

"Ninguna enfermedad merecería viajar en segunda clase y mejorar la calidad, no sólo calidad de vida del paciente y de su contexto familiar, sino la calidad referida a la capacidad funcional sería comenzar a viajar en clase preferente", ha añadido Joana Gabriele.

La FEP considera necesaria una actualización de los datos demográficos relacionados con la enfermedad que reflejaron en 2003 que el párkinson afectaba a más de 100.000 familias y que había más de 30.000 personas sin diagnosticar en España.