Expertos del Quirónsalud señalan que la osteoporosis también puede afectar a los hombres e incluso a los niños


SEVILLA|

La enfermedad es más frecuente y temprana en mujeres debido a factores hormonales

La osteoporosis es una enfermedad esquelética, sistémica y progresiva, caracterizada por un descenso de la masa ósea y deterioro en la microarquitectura del hueso, peor calidad ósea que aumenta su fragilidad y el riesgo de fracturas. Se estima que el riesgo de por vida de sufrir una fractura a partir de los 50 años es de un 40 por ciento para las mujeres y de un 13 por ciento para los hombres, debido a la osteoporosis, que es la causa del 80 por ciento de las fracturas en mujeres menopáusicas de más de 50 años.

"La osteoporosis afecta también a la población masculina", afirma el doctor Jose Carlos Barranco Moreno, especialista en obstetricia y ginecología de Hospital Quirónsalud Infanta Luisa, "ya que pueden coexistir el factor genético y la falta de ingesta de calcio o imposibilidad de fijación del mismo. Asimismo, la falta de vitamina D --o la provitamina que aportan los rayos ultravioletas del sol-- son comunes a los dos sexos y a la infancia, aunque debido a los factores hormonales y en ausencia de otros factores es más frecuente y temprana en mujeres".

Por su parte, la doctora Alicia Barranco Justicia, especialista en obstetricia y ginecología del Hospital Quirónsalud Sagrado Corazón, manifiesta que en la actualidad existen tratamientos eficaces, como la terapia hormonal sustitutiva, personalizadas para cada mujer, sobre todo en menopausias precoces (menos de 45 años), así como compuestos de calcio y de vitamina D que ayudan a fijar el calcio a los huesos, todos ellos bajo prescripción médica.

La doctora Barranco Justicia continúa indicando que "el problema más grave asociado a la osteoporosis en cuanto a morbimortalidad es la fractura de cadera. La posibilidad de desarrollar fracturas por fragilidad o bajo impacto es lo que establece la importancia de esta patología; suelen afectar a cadera, vértebras, antebrazo, extremo proximal del húmero, pelvis, costillas y extremo distal de tibia y peroné, produciendo graves problemas de inmovilidad y autonomía, sobre todo en personas mayores, por este motivo la prevención es fundamental para evitar consecuencias indeseadas".

"La osteopenia (descenso de la densidad mineral ósea que no comporta riesgo de fractura), suele ser la precursora de la osteoporosis", explica la doctora Barranco Justicia, "pero apunta que se diferencian ambas patologías mediante la realización de la DEXA (Dual energy X-ray absortiometry), el método más utilizado y el mejor predictor del riesgo de fractura tanto en mujeres como en hombres".

Por su parte el doctor Jose Carlos Barranco Moreno destaca que "los principales factores de riesgo de la osteoporosis son la falta de ingesta o la malabsorción de calcio. Pero también la imposibilidad de fijar en los huesos el calcio que se ingiere. Sí que hay una predisposición genética, afirma el doctor, y en el caso de mujeres, la disminución de estrógenos en la menopausia dificulta la fijación en los huesos del calcio que se ingiere. Asimismo, otros factores de riesgo son los asociados a la edad, (mayores de 65 años), malos hábitos de vida, como el consumo excesivo de alcohol, tabaquismo, mala alimentación o sedentarismo, así como la ingesta de ciertos medicamentos que pueden provocar pérdida de masa ósea".

En cuanto al momento de someterse a un screening, según Barranco Moreno, "hay que recabar dichos factores de riesgo en las revisiones ginecológicas y, si no concurren estos factores, se suelen iniciar las densitometrías a partir de la menopausia (más de un año de cese de la menstruación), pues el cambio hormonal de esta época de la vida hace a la mujer más sensible a la osteoporosis y fracturas de vértebras, sobre todo. En el caso de los varones una norma de buena práctica sería insistir en la detección de los factores de riesgo a partir de los 55-60 años".

Los doctores inciden en que se deben seguir unos hábitos de vida saludables para el mantenimiento de una buena salud en general y para la prevención de la osteoporosis en particular. No hay que olvidar que la principal fuente de calcio es la alimentación, principalmente los lácteos; practicar ejercicio diario, a ser posible al aire libre, una exposición moderada al sol, prevenir las caídas y acudir periódicamente a las revisiones con el especialista para un buen seguimiento de la salud.