La cáscara de la semilla del aguacate puede ser una mina para nuevos medicamentos y cosméticos


MADRID|
La cáscara de la semilla del aguacate puede ser una mina para nuevos medicamentos y cosméticos

La cáscara de la semilla del aguacate puede ser una mina para nuevos medicamentos y cosméticos MADRID | EUROPA PRESS

Investigadores de la Universidad de Texas en Río Grande Valley (Estados Unidos) han detectado por primera vez una plétora de compuestos químicos en la cáscara de la semilla del aguacate que pueden suponer una "mina de oro" para el desarrollo de nuevos medicamentos y productos cosméticos.

"La mayoría de gente la considera un desperdicio pero, en realidad, puede ser muy valioso al contar con compuestos medicinales que podrían ser utilizados para tratar el cáncer, enfermedades cardiovasculares y otros trastornos", ha reconocido Debasish Bandyopadhyay, autor de este trabajo presentado en la reunión anual de la Sociedad Americana de Química que se celebra en Washington (Estados Unidos).

Cada año se estima que se cosechan cerca de 5 millones de toneladas de aguacates en todo el mundo. Y sólo en Estados Unidos se consumen unos 861 millones de kilos, según datos del Hass Avocado Board.

En la mayoría de casos lo que se aprovecha para su consumo es la carne de este fruto, mientras que la semilla suele deshecharse, salvo algunos productores que han comenzado a extraer aceite apto para el consumo. Pero incluso en estos casos, se suele quitar la cáscara que la recubre antes de empezar a procesarla.

Bandyopadhyay y su equipo trataron de averiguar más sobre las propiedades de la cáscara de la semilla y, para ello, molieron alrededor de 300 cáscaras secas de semillas hasta obtener algo más de medio kilo de polvo.

Tras un procesamiento adicional, el polvo produjo aproximadamente tres cucharaditas de aceite de cáscara de semilla y un poco más de 28 gramos de cera de cáscara. Y utilizando un análisis de cromatografía de gases y una espectrometría de masas, lograron identificar hasta 116 compuestos en el aceite y 16 en la cera, de los cuales muchos no estaban presentes ni siquiera en las semillas.

Entre otros encontraron la presencia de alcohol behenílico, también conocido como docosanol, un ingrediente importante utilizado en muchos medicamentos antivirales; el heptacosano, que podría inhibir el crecimiento de células tumorales; o el ácido dodecanoico, que aumenta la lipoproteína de alta densidad (conocida como HDL) y puede reducir el riesgo de aterosclerosis.

Y en la cera los investigadores detectaron ftalato de butil-butilo, un plastificante utilizado para promover la flexibilidad en numerosos productos sintéticos, desde cortinas para la ducha a dispositivos médicos; el Bis (2-butoxietil) ftalato, que se utiliza en cosmética; o el hidroxitolueno butilado (BHT), que es un aditivo alimentario.

Unos hallazgos que, según Bandyopadhyay, permitirá entre otras cuestiones utilizar varios de estos compuestos naturales para el uso de mejores medicamentos con menos efectos secundarios.