La Rioja responde a la llamada de "emergencia" del Sáhara con 15.000 euros en medicamentos y personal de enfermería

LOGROÑO, 31 (EUROPA PRESS) La Rioja, a través de la Sociedad para la Prevención y la Emergencia (SOPREMER), y con la colaboración del Ayuntamiento de Logroño, responderá a la llamada de emergencia de los refugiados del Sáhara con 15.000 euros en medicamentos y personal de enfermería. La concejala de Cooperación al Desarrollo, Beatriz Arráiz, ofreció hoy una rueda de prensa junto a los tres enfermeros (dos chicas y un chico) que viajarán este sábado a los campamentos de refugiados en el Sáhara tras la llamada de alerta del Ministerio de Salud. Los tres voluntarios viajarán al lugar con 15.000 euros en medicamentos, entre los que se incluyen antibióticos orales, medicinas para la tensión y trescientos medidores de glucosa, conseguidos gracias a Farmacéuticos sin Fronteras y el Ayuntamiento de Logroño, que ha hecho una aportación "inicial" de 1.700 euros. Uno de los voluntarios, Javier Vega, explicó que el viaje del sábado supone un primer proyecto de cinco que SOPREMER tiene programados en la zona y que pretenden desencadenar en el viaje, al lugar, de quince médicos y enfermeros. Vega, por su experiencia hace dos años, estimó que para el proyecto final esta entidad necesita 80.000 euros (aunque insistió en que se trata de una estimación) y calculó que harán falta oftalmólogos, cirujanos, endocrinos y personal de medicina interna. No obstante, precisamente, el viaje que los tres voluntarios iniciarán este sábado, y que supone una estancia de ocho días acogidos por refugiados, se ha programado para "analizar cual es el problema sanitario y qué soluciones se necesitan". Arráiz relató cómo la llamada del Ministerio de Salud de la República Árabe Saharaui responde a una emergencia por diabetes, que se ha unido a enfermedades infecciosas y se ha agravado por las últimas lluvias torrenciales. Vega explicó que se han desarrollado problemas de diabetes porque los refugiados "no comen y quitan el hambre con té con mucho azúcar". No obstante, tras cubrir con medicamentos esta primera emergencia, el viaje servirá para detectar otras necesidades 'in situ'. En cuanto al viaje de quince profesionales, que se programaría para un año, serviría para "reciclar" al profesional sanitario que trabaja en la zona e iría acompañado de un grupo de nutricionistas que evaluarán las necesidades, sobre todo, de niños y ancianos. Antes, en fases anteriores, se espera, por ejemplo, lograr apoyo para enviar a la zona dos ambulancias.