Los científicos piden un tipo de aspirina más segura para prevenir el cáncer

  • Londres, 27 mar (EFE).- Aunque algunos estudios sugieren que la aspirina puede ayudar a prevenir el cáncer, varios científicos británicos creen que hace falta más investigación y piden un tipo de aspirina más segura que no produzca efectos secundarios.

Los científicos piden un tipo de aspirina más segura para prevenir el cáncer

Los científicos piden un tipo de aspirina más segura para prevenir el cáncer

Londres, 27 mar (EFE).- Aunque algunos estudios sugieren que la aspirina puede ayudar a prevenir el cáncer, varios científicos británicos creen que hace falta más investigación y piden un tipo de aspirina más segura que no produzca efectos secundarios.

En un estudio que publica la revista británica de información médica "The Lancet", el profesor Peter Elwood (Universidad de Cardiff) y la doctora Alison Gallagher (Universidad del Ulster) subrayan también las "limitaciones éticas" de la investigación de los efectos del fármaco en la lucha contra el cáncer.

"Existen pruebas de los efectos protectores de la aspirina ante el cáncer, especialmente el cáncer colorrectal", afirman ambos eruditos, que encabezan un equipo de investigadores.

Sin embargo, el famoso analgésico "tiene efectos secundarios como las hemorragias", por lo que se necesitan, según los expertos, "más evidencias procedentes de todas las fuentes posibles".

El fármaco, dicen, "es propenso a efectos secundarios no deseados", de ahí que aboguen por "el desarrollo una forma de aspirina más segura, o una combinación de medicamentos".

La fabricación de esa nueva aspirina "debería acometerse urgentemente para mejorar el equilibrio entre el riesgo y el beneficio".

Además, los científicos señalan que "la aspirina produce beneficios bien documentados en las enfermedades vasculares, pero las pruebas más concluyentes de la asociación entre la aspirina y el cáncer aparecen en experimentos aleatorios controlados".

Sin embargo, plantean, los riesgos de padecimientos vasculares aumentan con la edad, y negar los beneficios vasculares a los participantes en los experimentos médicos "probablemente sería considerado no ético".

Asimismo, el equipo de Elwood y Gallagher resalta que los estudios no se ponen de acuerdo en la dosis de aspirina necesaria para ejercer un efecto protector frente al cáncer, lo que acentúa la necesidad de efectuar más investigaciones.

"Nuestra responsabilidad -concluye el profesor Elwood- es informar a los ciudadanos de los riesgos y beneficios (de la aspirina) de la manera más equilibrada posible".