Tomar aspirina regularmente reduce el riesgo de padecer cáncer en la vejez

  • Londres, 29 abr (EFE).- Ingerir regularmente una cierta dosis de aspirina a partir de los 40 años reduce el riesgo de padecer cáncer en la vejez, según un estudio divulgado hoy por la organización británica "Cancer Research UK".

Tomar aspirina regularmente reduce el riesgo de padecer cáncer en la vejez

Tomar aspirina regularmente reduce el riesgo de padecer cáncer en la vejez

Londres, 29 abr (EFE).- Ingerir regularmente una cierta dosis de aspirina a partir de los 40 años reduce el riesgo de padecer cáncer en la vejez, según un estudio divulgado hoy por la organización británica "Cancer Research UK".

Un equipo de científicos de esta ONG explica que la aspirina es capaz de bloquear las enzimas COX, encargadas de permitir el desarrollo de diversos tipos de cáncer, por lo que podría reducir el riesgo de padecer esta enfermedad si se administra como tratamiento preventivo a largo plazo.

No es la primera vez que la comunidad científica analiza las propiedades beneficiosas de la aspirina en la prevención del cáncer, y varios estudios previos sugieren que las personas que toman con cierta asiduidad este fármaco desarrollan una mayor protección frente al cáncer de pecho, intestino y próstata.

En esta ocasión, los investigadores del "Cancer Research UK" se han basado en las conclusiones de una docena de estudios en los que han participado más de 50.000 individuos.

A pesar de estas afirmaciones esperanzadoras, muchos médicos se niegan todavía a recomendar la ingesta de aspirina a largo plazo, debido a los efectos secundarios que ésta puede conllevar, como hemorragias intestinales y úlceras estomacales.

Los científicos precisan ahora que el tratamiento preventivo con aspirinas debe comenzar a partir de los 40 ó 45 años, aproximadamente una década antes de la edad en la que los seres humanos son más propensos a desarrollar cáncer.

Según el profesor de la Universidad de Londres Queen Mary, Jack Cuzick, el tratamiento es más efectivo en estas edades porque "es entonces cuando comienzan a producirse las lesiones pre-cancerígenas".

Sin embargo, Cuzick considera que es aún demasiado pronto para generalizar este tratamiento, ya que "se necesitan más ensayos para evaluar qué tipo de sujetos podrían beneficiarse del mismo".