Expertos destacan la importancia de contemplar las vacunas a lo largo de toda la vida y no solo en la etapa infantil


MADRID|

Las vacunas evitan cada año seis millones de muertes en todo el mundo y, por ello, contemplar las vacunas a lo largo de toda la vida y no asociarlas solo a la etapa infantil es fundamental, según han destacado los expertos en el marco del curso 'Actualización y nuevas aproximaciones en vacunas: vacunas para un mundo cada vez más pequeño', organizado por la Universidad Internacional Menéndez Pelayo, con la colaboración de GSK.

En esta línea, el jefe de Servicio de Microbiología e Inmunología del Hospital Clínico de Valladolid y director del Centro Nacional de Gripe, Raúl Ortiz de Lejarazu, ha subrayado que es importante elaborar y divulgar un calendario de vacunaciones en el adulto, pues en estos se agrupan aquellos más jóvenes que han tenido un programa de vacunación infantil más moderno y otro grupo de edad en el que las vacunas no eran "tan programadas y accesibles como ahora", por lo que es necesario cubrir a este sector. "A ambos hay que recordarles que las vacunas no son solo cosa de niños o viajes exóticos y son programables a lo largo de toda la vida", ha señalado.

Para ello, "es importante que las sociedades científicas incluyan guías sobre recomendaciones de vacunación para poder advertir a los pacientes de sus asociados; al mismo nivel de importancia, hay que hacer énfasis en el trabajo de Enfermería y Matronas para el recuerdo de las vacunas del adulto, aspecto esencial en algunas como la gripe o la neumocócica", ha añadido el doctor Ortiz de Lejarazu.

Además, la vicerrectora de Extensión Universitaria y de Enseñanzas del Español y otras Lenguas, Montaña Cámara, ha hecho referencia a la importancia de la colaboración tanto del sector público y privado, como de las administraciones públicas, sin olvidar que en la vacunación la responsabilidad individual es "clave para conseguir los objetivos de salud global".

ROTAVIRUS Y MENINGOCOCO B

Por otro lado, el doctor Ortiz de Lejarazu ha resaltado que "resulta difícil justificar racionalmente que las vacunas para la infección por rotavirus no formen parte de los calendarios vacunales sistemáticos también en los países más desarrollados", igual que la vacunación frente al meningococo B, que ha sido introducida en calendario nacional de inmunización en el Reino Unido en el año 2015.

"Tras largos años de investigación y desarrollo, los primeros datos generados han demostrado una efectividad en lactantes incluso mayor a la esperada y que puede tener un alto impacto en el control de la enfermedad", ha concluido.