Podemos exige a la Junta que la campaña de vacunación del neumococo incluya a los menores de un año


SEVILLA|

Podemos Andalucía ha exigido este miércoles a la Junta, a través de una carta dirigida al consejero de Salud, Aquilino Alonso, que la vacuna del neumococo se ponga a disposición de todos los bebés andaluces sin distinción por fecha de nacimiento y que incluya por tanto a todos los menores de un año.

En un comunicado, el portavoz parlamentario de Salud de Podemos, Juan Antonio Gil, ha explicado que, según la directiva sanitaria del Gobierno andaluz, esta vacuna sólo se distribuye de manera gratuita a los bebés nacidos a partir del pasado 1 de octubre, una decisión que excluye del calendario a los niños que ya han comenzado la vacunación frente al neumococo, por lo que sus padres deberán abonarla de forma privada tal como venían haciendo hasta ahora.

"Una vez que la vacuna ha entrado en el calendario del SAS, ésta debería administrarse a todos los bebés de forma gratuita, ya sea la primera, la segunda o la tercera dosis sin discriminar por fecha de nacimiento", ha afirmado Gil.

El diputado de Podemos ha indicado que el coste de este medicamento asciende a 76 euros por cada una de las tres dosis, por lo que obliga a cada familia andaluza a desembolsar 228 euros para proteger a sus hijos de enfermedades como la neumonía o la meningitis.

"La sanidad debe ser una herramienta de cohesión social e igualdad, y actuaciones como ésta de la Consejería de Salud únicamente sirve para abrir brechas sociales y fomentar la discriminación", ha añadido.

Según ha establecido el Gobierno andaluz, a partir del 1 de diciembre los centros de salud comenzarán a vacunar frente al neumococo y se hará en tres dosis. A los dos, a los cuatro y a los once meses de edad. También se vacunará a la población infantil perteneciente a grupos de riesgo, que recibirán una pauta de cuatro dosis, a los 2, 4, 6 y 11 meses de edad, para conseguir una mejor protección.

Gil ha insistido en que si se empieza a vacunar el 1 de diciembre, todos los niños que necesiten una dosis de esa vacuna, ya sea la primera, la segunda o la tercera, deberían recibirla de forma gratuita, "porque todos están incluidos en el SAS".

La introducción de esta vacuna "en diferido" en el SAS responde, en opinión del parlamentario andaluz, al interés del Ejecutivo de Susana Díaz por ahorrar dinero a costa de la salud de los andaluces, una práctica que se ha generalizado en los últimos años y que ha supuesto el cierre de unidades clínicas, camas hospitalarias y el despido de miles de profesionales sanitarios.

En este sentido, ha lamentado que el Gobierno haga "oídos sordos" ante el clamor social que pide el fin de los recortes en sanidad y ha invitado al consejero de Salud a incrementar la media de inversión sanitaria por habitante hasta alcanzar la media nacional.

Podemos ha trasladado por escrito estas consideraciones al consejero de Salud, instándole a reflexionar y adoptar medidas correctivas "antes de que sea tarde". Asimismo, presentará una batería de iniciativas parlamentarias para que se dé marcha atrás en esta decisión que supone una "discriminación y un recorte evidente al derecho de los niños a recibir atención sanitaria gratuita y de calidad independientemente del poder adquisitivo de sus familias".