Suspendida cautelarmente la instrucción de Osakidetza que obligaba a Enfermería a administrar vacunas sin prescripción


SAN SEBASTIÁN|

El Juzgado de lo Contencioso Administrativo número 2 de Vitoria ha suspendido cautelarmente la Instrucción de Osakidetza que obligaba a los profesionales enfermeros de la Red Pública Vasca a administrar vacunas sin la necesaria prescripción médica previa, según ha informado el Colegio Oficial de Enfermería de Gipuzkoa (COEGI).

En un comunicado, el COEGI ha explicado que esta suspensión se produce a consecuencia del recurso presentado contra la citada Instrucción de Osakidetza por los tres Colegios Oficiales de Enfermería del País Vasco, al considerar que "no se ajusta a la legalidad vigente" tras la entrada en vigor del Real Decreto de Prescripción Enfermera.

Por todo ello, hasta que se dicte una sentencia que resuelva el recurso -previsiblemente en el mes de marzo de 2017-, el Juzgado ha decidido suspender la Instrucción 7/2016 dictada por el Director General de Osakidetza, el pasado día 2 de mayo de 2016 y relativa a "Administración de las vacunas y explicación a las personas usuarias de los consejos sanitarios pertinentes tras la entrada en vigor del Real Decreto 954/2015 por el que se regula la indicación, uso y autorización de dispensación de medicamentos y productos sanitarios de uso humano, por parte de los enfermeros".

Según se expresa en la resolución del Juzgado que suspende cautelarmente la Instrucción, ésta "no puede vaciar materialmente el régimen establecido en el Reglamento de 2015, tanto en lo relativo a las funciones de enfermería en relación con la campaña de vacunación, o en la recalificación de la vacuna sujeta a prescripción facultativa -sin perjuicio de las campañas y calendarios de vacunación obligatorias o voluntarias,- que pueda desplazar la función prescriptora médica por una decisión de la autoridad sanitaria".

El COEGI ha insistido en que la Instrucción de Osakidetza "no puede, a día de hoy y en ningún caso, modificar lo recogido en el Real Decreto de Prescripción Enfermera, actualmente en vigor y en virtud del cual la Ley obliga a que exista una prescripción médica de las vacunas".

Sin esta prescripción, "la responsabilidad jurídica en caso de reacciones adversas u otros problemas de salud derivados de la administración de la vacuna recaerían en el profesional enfermero, además de poder incurrir en delito intrusismo profesional" ha apuntado, al tiempo que ha señalado que la suspensión de la Instrucción puede ser ahora recurrida por Osakidetza ante el Tribunal Superior de Justicia del País Vasco (TSJPV).