CRISIS EN EL PSOE Estos son los 17 miembros de la Ejecutiva del PSOE que han presentado su dimisión

Achaques derivados del estrés provocan una de cada cuatro consultas en centros de salud

MADRID, 25 (EUROPA PRESS) Entre el 20 y el 25 por ciento de las consultas de Atención Primaria están protagonizadas por pacientes que acuden de forma regular por síntomas somáticos, que generalmente manifiestan el estrés ante acontecimientos vitales adversos a través de síntomas físicos, según informó la Sociedad Española de Médicos de Atención Primaria (SEMERGEN) durante la presentación del IV Curso de Formación Continuada en Trastornos del Ánimo. Estos pacientes son conocidos como 'hiperfrecuentadores' por utilizar los recursos sanitarios diez veces más que el resto al hacerlo "de un modo injustificado o excesivo". La situación más habitual es la de un paciente que se queja siempre del mismo dolor y al que, a pesar de hacérsele muchas pruebas, nunca se le llega a diagnosticar una dolencia orgánica. Los expertos aseguran que, para ser considerado somatizador, tienen que padecer un mínimo de cuatro síntomas relacionados con el dolor (de abdomen, dorso, articulaciones, extremidades, recto, etc.); molestias gastrointestinales (al menos dos síntomas diferentes al dolor: náuseas, vómitos, diarrea, intolerancia alimentaria); síntomas sexuales (al menos uno: disfunción eréctil o eyaculatoria; menstruación irregular y polimenorrea) y síntomas pseudoneurológicos (al menos uno, como pueden ser mareos). Para el miembro de la Unidad de Psiquiatría del Hospital Universitario Miguel Servet de Zaragoza, Javier García Campayo, los somatizadores son personas que tienen enfermedades psiquiátricas, principalmente ansiedad y depresión, pero que las expresan en forma de síntomas físicos. "El paciente está convencido de que tiene una enfermedad física y demanda pruebas complementarias para hacer desaparecer sus síntomas", aseguró. El uso continuo de los servicios sanitarios por parte de estos pacientes supone un gasto considerable para el Sistema Nacional de Salud (SNS) debido a la solicitud de pruebas complementarias y al consumo del tiempo y del esfuerzo de los facultativos. En este sentido, este experto advirtió de que "los hiperfrecuentadores suponen el 10 por ciento del gasto sanitario total de un país desarrollado, sobre todo por el impacto en el tiempo de dedicación de los profesionales y las pruebas complementarias". Por ello, una gestión adecuada en el abordaje y tratamiento de los hiperfrecuentadores pueden reducir de forma considerable el gasto sanitario. "Aparte de mejorar su calidad de vida, las intervenciones adecuadas consiguen disminuir el gasto sanitario entre un tercio y la mitad", añadió. LA SOMATIZACIÓN DE LOS HIPOCONDRÍACOS Dentro de los somatizadores también hay otros grupos como los hipocondríacos, que muestran un miedo y preocupación exagerada ante la posibilidad de desarrollar una enfermedad grave y que solicitan pruebas y exploraciones y cuya incidencia en Atención Primaria es del 2 por ciento. También hay pacientes que se quejan de un dolor intenso que no puede explicarse completamente por un proceso psicológico o somático (trastorno por dolor somatomorfo) y otros que presentan síntomas físicos pseudoneurológicos consistentes como parálisis, ceguera y confusión (trastorno por conversión). Los especialistas coinciden en que gran parte de los hiperfrecuentadores también acuden a consulta debido a motivos de problemática social. "Muchas personas, sobre todo ancianos, no tienen una red social (familia, amigos) y esto hace que la con los profesionales sanitarios", explicó García Campayo. En todos ellos, la inexistencia de tratamientos biológicos específicos hacen que el abordaje psicosocial del paciente sea la variable más utilizada. El doctor José Ángel Arbesu, coordinador de Salud Mental de la Sociedad Española de Médicos de Atención Primaria (SEMERGEN), afirmó hoy de que "el tratamiento se basa en una escucha activa, exploración física del paciente y, si son necesarias, pruebas complementarias y técnicas de psicoterapia.