La Mancha se compromete a impulsar la mejora de la calidad en materia de salud mental

TOLEDO, 2 (EUROPA PRESS)

La implantación y el desarrollo de nuevos procesos asistenciales de salud mental en la región que se fundamentan en el modelo europeo de gestión de la calidad total supondrán un impulso del Gobierno de Castilla-La Mancha para mejorar la calidad en la atención integral de las personas con enfermedad mental, especialmente de aquellas con trastornos más graves.

Así lo aseguró hoy el consejero de Salud y Bienestar Social, Fernando Lamata, que inauguró en Toledo una jornada organizada por su departamento para más de un centenar de profesionales de salud mental en la que se analizan la elaboración y puesta en marcha de estos procesos asistenciales que pretenden reforzar la coordinación de los recursos destinados a la atención de personas con enfermedad mental en la comunidad autónoma, informó la Junta en un comunicado.

En su intervención, Lamata agradeció el trabajo desarrollado por los expertos que han participado en los ocho grupos de trabajo de las distintas áreas de salud de Castilla-La Mancha con el fin de definir y establecer los nuevos procesos asistenciales para los trastornos de la conducta alimentaria, la patología conductiva y violenta adolescente, el trastorno mental grave, el trastorno mental bipolar, la intervención en primeros episodios sicóticos, los trastornos afectivos y la conducta suicida en la edad avanzada y el alcoholismo.

Los nuevos procesos, que suponen un cambio profundo en la organización de los servicios de salud mental, tienen como objetivo reforzar la continuidad asistencial, mejorar la efectividad de los tratamientos con la introducción de las mejores evidencias científicas disponibles, disminuir la variabilidad asistencial y consolidar las actuaciones en el ciudadano, en sus expectativas y necesidades e implicar a todos los profesionales y niveles de organización en materia de salud mental.

Para este responsable, la implicación de todos los profesionales de salud mental que trabajan en Castilla-La Mancha en la mejora continua de la calidad de este servicio es un requisito imprescindible para que en los próximos años la red de recursos que dispone la región para la atención a personas con enfermedad mental y a sus familias, que es una de la más completa de España, sea también una referencia en Europa.

Este compromiso de calidad se une a la aprobación reciente de la Carta Sectorial de Servicios de la Fundación Sociosanitaria para la Integración Sociolaboral del Enfermo Mental, en la que se establecen los derechos y deberes de los usuarios de los recursos de salud mental y se fijan los estándares de calidad que deben regir en el funcionamiento de los dispositivos destinados a atender y rehabilitar social y laboralmente a las personas con enfermedad mental y a dar apoyo a sus familias.

MADUREZ Y OPORTUNIDAD

"Esta iniciativa refleja la madurez de la red de recursos de salud mental de la región y de sus profesionales para atender cada vez mejor la demanda de las personas con enfermedad mental y de sus familias", señaló Lamata.

El consejero estuvo acompañado en la mesa presidencial por los directores generales de Ordenación y Evaluación, José Luis López, y de Atención Sanitaria, Juan Blas; el director de la Fundación Sociosanitaria para la Integración del Enfermo Mental, José Antonio Contreras, y el jefe de servicio de salud mental del Servicio de Salud de Castilla-La Mancha, José María Domper.

Además, el consejero también pidió a estos los profesionales de salud mental que continúen con su labor comprometida, de reflexión y de liderazgo "y mantengan su mirada crítica porque nos ayuda a mejorar la atención que prestamos en salud mental".

El responsable de las políticas sociales de la región indicaron a los asistentes que la creación de la Consejería de Salud y Bienestar Social es una buena oportunidad para promover la integración de las redes sanitarias y sociales en Castilla-La Mancha.

En ese sentido, señaló que en este apartado la red de recursos de salud mental puede convertirse en el mejor ejemplo de esa integración, ya que lo lleva desarrollando desde hace veinte años, como por ejemplo en la rehabilitación psicosocial y laboral de las personas con enfermedad mental o la atención a menores con trastornos mentales.

"Vuestro ejemplo puede ser muy importante para desarrollar esta integración de las redes sanitarias y sociales en otras situaciones como el sistema de dependencia o la atención a pacientes con enfermedades crónicas como la diabetes, cardiovasculares o reumatológicas", recalcó.

Por último, Lamata recalcó también el compromiso del Gobierno de Castilla-La Mancha de dotar de una plantilla adecuada a los recursos de salud mental en la región.

En la actualidad, más de un millar de profesionales desarrollan su labor en los dispositivos y programas de atención a personas con enfermedad mental, que se sitúa en muchos parámetros por encima de la media nacional. Así, la ratio de psicólogos en Castilla-La Mancha es de 7 por cada 100.000 habitantes, y la del conjunto de España es de 4,3; la ratio de trabajadores sociales, 3,1 frente a 1,9 y la ratio de terapeutas ocupacionales, 2,1 frente a 0,8 de la media nacional.