La Mancha

TOLEDO, 7 (EUROPA PRESS)

El vicepresidente del PP de Toledo, Emilio Bravo, pidió hoy al presidente del Gobierno regional, José María Barreda, que cumpla las promesas en materia sanitaria que hace su partido durante las campañas electorales, porque no se puede seguir permitiendo que los ciudadanos de la región reciban una atención sanitaria de mucha menor calidad que la que reciben los ciudadanos de otras comunidades autónomas, a causa de la falta de medios humanos y materiales que sufre el sistema sanitario.

Así lo manifestó Bravo durante la rueda de prensa que ofreció hoy junto al vicesecretario de Acción Social y Económica del Partido Popular, Gonzalo Lago, y el secretario ejecutivo de Sanidad, Fernando Jou, para analizar la situación de la asistencia sanitaria en la provincia de Toledo, que tiene un enorme problema de falta de profesionales, acrecentado por "la incapacidad del Gobierno de Barreda para dar cobertura a todas las plazas en todas las categorías profesionales del SESCAM", destacó Bravo.

En cuanto a la necesidad de que se construyan nuevas infraestructuras hospitalarias, Bravo lamentó que, a pesar de que la Junta de Comunidades lleva más de seis años gestionando la Sanidad de la región y no tiene reparos en anunciar con años de antelación la apertura de nuevos hospitales, la puesta en marcha de los mismos se eterniza en el tiempo, mientras en regiones cercanas, de las que debía aprender Barreda, no dejan de inaugurarse nuevos centros hospitalarios, informó el PP en nota de prensa.

Para terminar, el también presidente del Grupo Popular de la Diputación hizo hincapié en que una de las medidas más urgentes es la implantación de las nuevas tecnologías en todos los ámbitos de la atención sanitaria, en especial en la zonas rurales, para que la tarjeta sanitaria sirva como base para una historia clínica electrónica que pueda ser consultada en cualquier parte de la geografía española, evitando eso sí que los problemas lingüísticos en algunas comunidades autónomas interfieran en la buena atención a los ciudadanos.

Por otro lado, Lago analizó los problemas estructurales que arrastra la sanidad de Castilla-La Mancha y de la provincia de Toledo, entre los que destacó la precariedad laboral que soportan los profesionales sanitarios, que se quejan de la falta de un trabajo estable, de manera que sus contratos son de interinidad y cada cierto tiempo se les quita esa plaza para bien cambiarles de cupo, cuando ya conocían a esos pacientes, o bien dejarles sin empleo.

"Esta precariedad se ve en la falta pública de ofertas de empleo para sanitarios en Castilla-La Mancha, tanto para médicos, enfermeras, auxiliares de clínica, etc., de lo que se deduce que quizá Barreda y consejero de Sanidad, Fernando Lamata, lo que pretenden es tener una serie de profesionales pendientes de su contrato de trabajo, de tal manera que si no cumplen las ordenes establecidas temen poder perder su empleo", añadió el vicesecretario de Acción Social y Económica del PP.

Asimismo, se refirió a la falta de equilibrio coste-eficacia en la Sanidad de Castilla-La Mancha, que refleja una mala gestión de los pocos recursos humanos de los que disponemos en la región, con centros de salud sobrecargados, en los que los profesionales atienden hasta 60 y 70 personas diarias, lo que origina que la atención por paciente no pueda sobrepasar los 5 minutos.

RATIOS MÁS BAJOS

En este sentido, Lago criticó que Castilla-La Mancha tiene uno de los ratios más bajos de número de médicos por habitante, alrededor de 360 médicos por cada 100.000 habitantes, mientras la media en España es de 458, un problema que sólo se puede solucionar convocando planes de empleo que den trabajo estable a los profesionales sanitarios, para evitar con esa seguridad que se vayan a otros países en los que les ofrecen mejores condiciones.

Concretamente, Lago recalcó las carencias que hay en los servicios de pediatría, cirugía pediátrica, anestesia, radiología, oftalmología y psiquiatría y salud mental, con especial importancia en el caso de la pediatría, ya que en algunos lugares de la provincia a los niños los tienen que atender los profesionales de medicina general, mientras en los que disponen de pediatra, en muchos casos no se pueden ir de vacaciones en verano porque no hay quien les sustituya, por lo que subrayó la exigencia de políticas de creación de especialistas.

El vicesecretario 'popular' de Acción Social se refirió también al problema de las listas de espera; el colapso de los servicios de urgencias, con una espera media de unas cuatro horas; y el déficit de camas, con una media en Castilla-La Mancha de unas 2,7 camas por cada 1.000 habitantes, muy por debajo de la media por ejemplo de Cataluña, con 4,5 camas.

Pero para Lago, el principal problema es el que emana de la dispersión geográfica, que en áreas como la zona de Talavera se concreta en centros de salud que tienen que atender las urgencias de pueblos a los que separan más de 80 kilómetros, un problema que mejoraría cumpliendo las promesas de los responsables de la Junta en cuanto a la implantación de la telemedicina, que permitiría que una población lejana pueda ser atendida consultando con el hospital a través de las nuevas tecnologías y de portales interactivos entre los propios profesionales, para evitar así desplazamientos innecesarios de los pacientes.

Por su parte, Fernando Jou explicó que la Comisión de Sanidad del PP de Toledo, que él preside, ha mantenido ya varias reuniones en las que, en función de los problemas en la atención sanitaria que se están detectando, se han puesto en marcha diferentes subcomisiones para analizar carencias concretas, entre las que destaca la subcomisiones de Atención Primaria, de Salud Mental y de Atención Especializada, así como un especial seguimiento de la problemática de los hospitales de Talavera y Toledo.