LM que se abrirán a lo largo de este año y 2010

La región dispone de uno de los mapas farmacéuticos más completo y accesible de España

TOLEDO, 13 (EUROPA PRESS)

El consejero de Salud y Bienestar Social, Fernando Lamata, informó hoy en Toledo de la adjudicación definitiva por parte del Gobierno regional de 151 nuevas oficinas de farmacia en la Comunidad Autónoma, que se publicará mañana en el Diario Oficial de Castilla-La Mancha (DOCM), por lo que se prevé que estas nuevas oficinas, que se unirán a las 1.167 existentes en la región, se abrirán a lo largo de este año y 2010.

En este sentido, de las 151 nuevas farmacias, 51 se abrirán en la provincia de Toledo; 41 en la de Guadalajara; 26 en Ciudad Real; 23 en Albacete y 10 en la provincia de Cuenca. La mayor parte de las oficinas se ubicarán en las zonas de mayor expansión y crecimiento de la región, para garantizar que su población pueda acceder sin problemas a este servicio de eminentemente interés público, informó la Junta en nota de prensa.

Con esta apertura, el mapa farmacéutico quedará fijado con 399 oficinas de farmacia en la provincia de Toledo, 318 en la provincia de Ciudad Real, 247 en la de Albacete; 188 en la de Cuenca y 166 en Guadalajara.

En su intervención, el consejero señaló que con la apertura de estas nuevas farmacias se reforzará el mapa farmacéutico de Castilla-La Mancha, que es uno de los más completos y accesibles de España, según se recoge en el último informe publicado por el Consejo General de Colegios Farmacéuticos sobre oficinas de farmacia y medicamentos.

Según ese informe y sin contar el concurso actual, Castilla-La Mancha es la cuarta Comunidad Autónoma con menor número de habitantes atendidos por farmacia, que es uno de los principales indicadores de calidad y accesibilidad de estos servicios. Con un número de 1.694 habitantes por farmacia, supone 460 habitantes menos que la media nacional, fijada en 2.158.

Un indicador de calidad que mejorará de manera ostensible con la adjudicación de estas nuevas farmacias, ya que se pasará de 1.694 a 1.550 habitantes por oficina de farmacia, quedando la segunda Comunidad Autónoma en este apartado, sólo por detrás de Navarra.

Para el consejero, Castilla-La Mancha dispone de un servicio farmacéutico de calidad, que garantiza el abastecimiento de medicamentos a la población, independientemente de si residen en un núcleo urbano o rural, que es cercano y accesible, y con unos profesionales que actúan como agentes de salud.

En ese sentido, Lamata recordó que el Gobierno regional defiende en la Unión Europa (UE) el modelo farmacéutico español ante las posiciones liberalizadoras que se quieren imponer en el espacio comunitario

Asimismo, el consejero agregó que la apertura de las 151 farmacias supondrá, como mínimo, la creación de 300 nuevos puestos de trabajo, "un hecho importante en un momento en que se está destruyendo empleo por la crisis económica a escala mundial", agregó.

EVOLUCIÓN

Lamata, que estuvo acompañado en la rueda de prensa por el director general de Ordenación y Evaluación, José Luis López, y el jefe de servicio de Ordenación, Fernando Gutiérrez, hizo también un repaso a la evolución del mapa farmacéutico de Castilla-La Mancha en los últimos diez años, incluyendo la adjudicación de estas nuevas oficinas.

Por lo que dijo que su apertura supondrá que desde 1998, con los distintos concursos impulsados por el Gobierno de Castilla-La Mancha, se habrán abierto 385 nuevas oficinas de farmacia, un 41 por ciento más.

Según el informe del Consejo General de Colegios Farmacéuticos, Castilla-La Mancha es la segunda Comunidad Autónoma con mayor crecimiento de oficinas de farmacia en España, con un incremento porcentual del 27,1 por ciento entre 1995-2007, por detrás de Navarra. Son 16 puntos más que la media nacional, situada en el 11,7 por ciento.

ADJUDICACIÓN

Este proceso de adjudicación, consensuado con el sector farmacéutico de la región, desarrolla el Decreto de Planificación Farmacéutica que entró en vigor en septiembre 2006, de acuerdo a lo previsto en la Ley de Ordenación del Servicio Farmacéutico de Castilla-La Mancha, aprobado en 2005.

Este decreto facilita el acceso de nuevos profesionales a las oficinas de farmacia bajo principios de igualdad, mérito y capacidad y en condiciones de concurrencia y publicidad, a través del sistema de concurso.

La adjudicación de las nuevas farmacias se ha otorgado mediante el sistema de concurso público, conforme a un baremo de méritos estipulado en dos órdenes de la entonces Consejería de Sanidad, en la que se establecieron una puntuación por experiencia profesional, currículo académico, publicaciones y ponencias, participación en programas sanitarios y acreditación a cursos.

Una vez cerrado el plazo de alegaciones, los méritos acreditados por los solicitantes fueron analizados por una comisión de valoración integrada por miembros propuestos desde la Consejería de Salud y Bienestar Social y el Consejo de Colegios Oficiales de Farmacéuticos de Castilla-La Mancha, para determinar los adjudicatarios de estas nuevas farmacias.