Los retrasos provocan el suspenso del Sistema Nacional de Salud

MADRID, 7 (EUROPA PRESS)

Los españoles dan una media de aprobado (6,3) al funcionamiento del Sistema Nacional de Salud (SNS), al que suspenden sin embargo en la resolución de problemas como los retrasos en el acceso a las pruebas diagnósticas (4,65) y en el tiempo que tarda el paciente en ver al especialista desde que pide cita (4,67), según el Barómetro Sanitario 2008.

Según este barómetro, presentado hoy por el Ministerio de Sanidad, aunque 7 de cada 10 españoles creen que la sanidad pública funciona 'bien' o 'bastante bien', la mayoría de los ciudadanos suspende al SNS en el tiempo de demora para el ingreso no urgente en los hospitales (4,46) y valora a la baja, con un 5,32, el elevado número de pacientes que deben compartir habitación en un hospital.

En Atención Primaria, lo peor valorado por los ciudadanos son los tiempo de espera en la sala de consulta (5,52) y lo que se tarda en acceder a las pruebas diagnósticas (5,22). Consiguen un aprobado el tiempo dedicado por los médicos a cada paciente (6,40) y el que tarda el médico en ver al enfermo desde que pide cita (6,22).

Respecto a las listas de espera, el 50,2 por ciento de los encuestados considera que la situación de este problema 'no ha cambiado', ni para las consultas ni para la hospitalización. Además, el 34 por ciento cree que las autoridades sanitarias 'no están tomando iniciativas' destinadas a mejorar las listas de espera.

No obstante, los españoles dan las mejores notas al equipamiento y las tecnologías (7,61) de los hospitales; a la cercanía de los centros de Atención Primaria (7,53); a la confianza y seguridad que transmite su médico de cabecera (7,35); y al trato del personal sanitario de los centros de Atención Primaria (7,35).

También reciben buenas notas, en atención especializada ambulatoria, el número de especialidades a las que se tiene acceso (7,28), seguida por el equipamiento y los medios tecnológicos de que dispone la sanidad pública (7,24). En los hospitales, reconocen la buena atención de los médicos (7,12) y enfermeros (7,14).

EL PÚBLICO FRENTE AL PRIVADO

Por estos motivos, los españoles siguen prefiriendo el sistema público frente al privado en Atención Primaria (62,9% frente a 31%), Urgencias (60,7% frente a 31,2%) e ingreso hospitalario (59% frente a 33,4%). Sin embargo, en atención especializada, los porcentajes se igualan, ya que casi el 48 por ciento prefiere lo público frente al 43,6 por ciento que apuesta por la sanidad privada.

Respecto a las desigualdades por comunidades autónomas en el acceso a los servicios del Sistema Nacional de Salud, el 33,4 por ciento de los encuestados opina que existen, frente al 31,1% que veía la desigualdad en 2007. La mayoría de los encuestados (86,2%) ve necesario que las autonomías se pongan de acuerdo a la hora de incluir servicios a la cartera.

En relación con la confianza del ciudadano en los profesionales de la sanidad, la encuesta muestra que la mayoría de los españoles tiene 'mucha' o 'bastante' confianza en la labor de médicos (86%), enfermeros (85,8%) y en el resto del personal sanitario (80,5%). Asimismo, el 90,4 por ciento de los encuestados asegura no haber sufrido nunca un error asistencial en su entorno próximo.

El barómetro también estudia en esta edición la valoración de los ciudadanos respecto al uso de los servicios de salud en comunidades distintas a la de residencia y la oportunidad de acceder a su información clínica desde cualquier punto del sistema sanitario. Uno de cada 10 encuestados dijo haber necesitado acudir a un centro sanitario público estando fuera de su autonomía, el 52,1 por ciento en Atención Primaria y casi el 37 por ciento en las Urgencias.