Bajo peso al nacer podría incrementar el riesgo de diabetes y cardiaco de adulto

MADRID, 1 (EUROPA PRESS) Un menor peso en el nacimiento podría aumentar los procesos inflamatorios en la vida adulta, lo que se asocia con enfermedades crónicas como la enfermedad cardiaca y la diabetes, según un estudio de la Universidad de Manchester en Reino Unido que se publica en la revista 'Journal of Clinical Endocrinology & Metabolism' (JCEM). Tanto los periodos fetal como infantil son fases sensibles y críticas del crecimiento y el desarrollo. Estudios anteriores han sugerido que los bebés con menor peso al nacer tienen un mayor riesgo de desarrollar enfermedades crónicas pero hasta el momento se posee poca información para explicar este fenómeno. El trabajo actual sugiere que una asociación entre el menor peso en el nacimiento y la inflamación en la vida adulta podrían proporcionar una explicación a este vínculo. La inflamación es una respuesta fisiológica normal del organismo y sirve como una defensa interna que proporciona una respuesta protectora ante la infección o una lesión de los tejidos. Si el origen de la infección o la herida no se reprime, la inflamación de bajo grado puede persistir y promover el desarrollo de enfermedad cardiaca o diabetes. Estudios anteriores han descubierto que los bebés que nacen pequeños para su edad gestacional tienen sistemas inmunes débiles pero que a los seis años de edad tienen más leucocitos que los bebés nacidos con un peso normal. Los leucocitos son células el sistema inmune que defienden al organismo tanto de las enfermedades infecciosas como de materia extraña. Estos descubrimientos sugieren que la edad podría amplificar la asociación entre el inicio del crecimiento y los procesos inflamatorios. Los investigadores siguieron a 5.619 niños nacidos en 1966 hasta que alcanzaron la edad adulta. En comparación con niños nacidos con un peso normal en el primer año de vida, los investigadores observaron que los bebés nacidos relativamente pequeños y que ganaron el menor peso durante la infancia tenían un mayor número de leucocitos, un indicador de la inflamación, de adultos. Según explica Dexter Canoy, director del estudio, "nuestros descubrimientos sugieren que el vínculo entre un crecimiento más escaso al inicio de la vida y estas enfermedades crónicas adultas podrían implicar la inflamación como un factor subyacente común. Asegurar un crecimiento adecuado durante esta estrecha 'ventana' en el desarrollo inicial podría proporcionar beneficios para la salud durante toda la vida".