Canarias se sitúa a la cabeza de las autonomías con mayor número de diabéticos

LAS PALMAS DE GRAN CANARIA, 20 (EUROPA PRESS) La Sociedad Española de Cardiología (SEC) ha insistido en que en Canarias se concentra el "mayor número de diabéticos de la geografía española", superando a otras comunidades autónomas, según informó el colectivo en nota de prensa. El SEC celebra hoy en Las Palmas de Gran Canaria la VIII reunión anual de la sección de electrofisiología y arritmias, inaugurada por la consejera canaria de Sanidad, Mercedes Roldós, y donde se ha destacado que tras la diabetes, la hipertensión está considerado como el segundo factor de riesgo cardiovascular "más prevalente" entre la población canaria. Asimismo, la hipercolesterolemia, el tabaquismo, el sedentarismo y el estrés están "más presentes" en los canarios que en el resto de comunidades autónomas. "En Canarias contamos con una de las tasas más elevadas de riesgo cardiovascular junto a otras comunidades autónomas como Andalucía, Levante y Baleares", afirmó el doctor Eduardo Caballero del Servicio de Cardiología del Hospital Dr. Negrín. Caballero apuntó que los hábitos de vida de la población canaria son los "principales responsables" de la elevada prevalencia de riesgo cardiovascular en esta población, "siendo la alimentación una de las grandes lagunas" aunque reconoció que los factores genéticos de los canarios también influyen en la prevalencia de patologías cardiovasculares. En cuanto a las arritmias cardíacas son "más frecuentes" entre la población canaria --la media nacional de prevalencia ronda el 1 por ciento-- como consecuencia de la "mayor incidencia" de factores de riesgo cardiovascular. Al respecto, explicó que actualmente existe una opción intervencionista para la mayoría de los trastornos del ritmo cardíaco, quedando el tratamiento farmacológico como una alternativa secundaria. "La intervención para eliminar las arritmias se denomina ablación con catéter y, generalmente, requiere un ingreso hospitalario de 24 horas", según apuntó el doctor y presidente del SEC, Fernando Arribas. El catéter se realiza a través de una pequeña quemadura en el interior del corazón, concretamente en el punto en el que se origina la arritmia. Este proceso se lleva a cabo bajo anestesia local en el laboratorio de electrofisiología cardíaca. En España se realizan anualmente una media de más de 6.000 procedimientos de ablación con catéter, de los que más del 90 por ciento se realiza con éxito y "sólo cerca del 1 por ciento tiene complicaciones mayores, siendo la mortalidad menor del 1 por 1000". TRATAMIENTOS FARMACOLÓGICOS, "POCO EFECTIVOS" En el campo de la arritmología, las técnicas de ablación han provocado el "traspaso de una fase diagnóstica a una fase terapéutica, abandonando los antiguos tratamientos farmacológicos, poco efectivos y con efectos secundarios", según Arribas. Asimismo, simultáneamente a las técnicas de ablación aparecieron los desfibriladores automáticos implantables (DAI), un campo en el que se han producido "numerosos avances". De esta forma, la generalización de las técnicas de resincronización ha permitido el "tratamiento efectivo de muchos enfermos con insuficiencia cardiaca, disfunción sistólica y asincronía ventricular". Arribas indicó que, además de los avances producidos en la especialidad, España cuenta con "excelentes profesionales" en el campo de la electrofisiología aunque "en comparación con los países del entorno", se podría observar que la dotación material y humana de las unidades de arritmias en España "es muy inferior a la media europea".