Centros de salud de C-LM participan en el estudio del Programa Experimental de Promoción de la Actividad Física

El ensayo confirma que los pacientes incorporan el ejercicio físico a su rutina si lo prescribe el médico LAS PALMAS DE GRAN CANARIA/TOLEDO, 12 (EUROPA PRESS) El estudio del Programa Experimental de Promoción de la Actividad Física (Pepaf), en el que participaron centros de salud de Castilla-La Mancha, ha confirmado que los pacientes incorporan el ejercicio físico a su rutina si lo prescribe el médico, según informó la Sociedad Española de Medicina de Familia y Comunitaria (SemFYC) en nota de prensa. Así, este análisis determinó que a los seis meses de la puesta en marcha del Pepaf, los pacientes incrementaron un 29 por ciento su actividad. Según el estudio que se presentó hoy en el marco del II Congreso Clínico Cardiovascular, organizado por SemFYC que se celebra en el Auditorio Alfredo Kraus y al que asisten cerca de 600 profesionales implicados en el control y manejo de las patologías cardiovasculares. En el ensayo participaron más de 4.000 españoles sedentarios, así como centros de salud de Andalucía, Baleares, Castilla León, Castilla-La Mancha, Cataluña, Galicia, Madrid y País Vasco. También se han incluido 4.317 españoles considerados inactivos que acudieron a la consulta por diversos motivos. Para el doctor el coordinador del Grupo de Actividad Física y Salud de la SemFYC y uno de los autores del estudio PEPAF, Ricardo Ortega, "es evidente la necesidad de combatir la inactividad física para reducir la incidencia de todos los problemas de salud con los que está asociada. Con este programa se ha puesto de manifiesto la necesidad de hacer en nuestras consultas una prescripción de ejercicio físico como la forma más efectiva a la hora de cambiar los hábitos sedentarios del paciente. Además es importante destacar que se trata del primer estudio de estas características que se ha llevado a cabo únicamente en el ámbito de la atención primaria". Según los expertos, los programas de ejercicio físico se han convertido desde hace unos años en una forma de prevenir, rehabilitar y tratar enfermedades, además de aumentar la calidad de vida. Por lo tanto, destacaron la estrecha relación del sedentarismo con un aumento de la mortalidad general y cardiovascular, así como con el incremento de la obesidad, diabetes, hipertensión arterial o artrosis. Por lo que tanto el consejo sanitario como la prescripción de ejercicio son dos intervenciones clave para aumentar los niveles de actividad física entre la población. "Durante este estudio", explicó el doctor Ortega, "hemos tenido en cuenta tanto el consejo como la prescripción y hemos observado que sólo con la recomendación de realizar actividad física se obtienen escasos resultados. Por lo que debemos dar un paso más y aprovechar nuestras consultas para hacer una prescripción de ejercicio, pero siempre a través de una cita programada y en aquellas personas motivadas y con predisposición a cambiar de hábitos. Lo que incrementa significativamente las posibilidades de éxito". PRESCRIBIR EJERCICIO FÍSICO Asimismo, los médicos aseguraron que en el cambio de hábitos de vida "es importante plantearse metas a corto plazo y tener claro cuál es el objetivo final". "Es necesario tener en cuenta el estado de salud del paciente, saber si practica o ha practicado algún tipo de actividad, conocer sus expectativas y preferencias y el tiempo del que dispone para su práctica. En este sentido, pruebas como un electrocardiograma o un test de esfuerzo, resultan necesarias, sobre todo si se prescribe en personas mayores con patologías cardiovasculares", aseguró este experto. Los médicos de familia juegan un papel clave en la prevención del sedentarismo y en la incorporación de la actividad física a los hábitos de vida de una persona. "Sabemos que las personas activas viven una media de tres años más y con mejor calidad de vida que la población inactiva. Por lo que es nuestra labor hacer realidad el concepto de envejecimiento activo y ayudar a integrar el ejercicio físico como parte de las actividades diarias de los pacientes", apuntó el doctor Ortega. "Es evidente que los cambios en la alimentación que se han producido en los últimos años en España, así como el incremento del sedentarismo en las actividades lúdicas están incidiendo de una manera muy negativa en la salud de la población y se han traducido además en un aumentado significativo de las tasas de sobrepeso y obesidad", apostilló. La dieta inadecuada, el tabaquismo, el alcohol, la obesidad y la inactividad física son causas de enfermedades cardiovasculares que cada vez aparecen a edades más tempranas. "Aunque es en los adultos donde estos problemas son más frecuentes, no podemos pasar por alto la importancia de empezar a educar en salud cardiovascular desde la misma infancia fomentando determinados hábitos. Es la mejor manera de vivir más y de hacerlo con más calidad de vida. En ese sentido, los médicos de familia tenemos una situación privilegiada de cercanía y accesibilidad al paciente", concluyó el experto.