El tipo de obesidad más común reduce la esperanza de vida hasta cuatro años

MADRID, 18 (EUROPA PRESS) El tipo de obesidad más común reduce la esperanza de vida entre 2 y 4 años, según un estudio dirigido por la Universidad de Oxford en Reino Unido que se publica en la edición digital de la revista 'The Lancet'. Un estudio en 900.000 adultos ha desvelado que un índice de masa corporal (IMC) superior al rango ideal de entre 22,5 y 25 kilogramos por metro cuadrado (Kg/m2) conduce a un aumento de las tasas de mortalidad. Por encima de estos 25 kg/m2 cada extra de 5 kg/m2 daba lugar a un aumento en la mortalidad global de aproximadamente un 30 por ciento. En general, el IMC es una buena medida del sobrepeso de una persona y es un factor de riesgo de varias causas de mortalidad. Los autores analizaron la relación entre el IMC y el riesgo de morir de determinadas enfermedades. Utilizaron datos de 57 estudios en los que participaban 894.576 personas, la mayoría de Europa occidental y Norteamérica. La edad media de estos participantes era de 46 años y su IMC de 25 kg/m2, el 61 por ciento eran hombres. Los autores descubrieron que en ambos sexos, la mortalidad era menor en el rango de IMC de los 22,5 a los 25 kg/m2. Esto significa por ejemplo que si una persona fuera un 1,70 metros de alta su peso óptimo sería de 70 kilogramos. Cada 5 kg/m2 adicionales se trasladan a un aumento del 30 por ciento de la mortalidad en general; del 40 por ciento en enfermedad cardiaca, ictus y otras enfermedades vasculares; de entre el 60 y el 120 por ciento en diabetes, enfermedad hepática y enfermedad renal; del 10 por ciento en cáncer; y del 20 por ciento en enfermedad pulmonar. La obesidad moderada, que se refiere a un IMC de entre 30-35 kg/m2, es ahora común y reducía la supervivencia en dos a cuatro años. Sin embargo, la obesidad grave (IMC de 40-45 kg/2), que sigue siendo relativamente rara, reducía la supervivencia entre ocho y diez años, de forma comparable a los efectos del tabaquismo. Según los investigadores, también existía una tasa de mortalidad mayor entre aquellos con un IMC muy por debajo del rango óptimo. Esto se debe sobre todo a enfermedades asociadas al tabaquismo sin embargo los autores señalan que serán necesarios más estudios para conocer las razones detrás de esta relación. Según explica Gary Whitlock, coautor del estudio, "el exceso de peso acorta la esperanza de vida humana. En países como Reino Unido y América, pesar una tercera más del nivel óptimo acorta la vida en unos tres años. La mayoría de personas, pesar una tercera parte más del óptimo supone tener entre 20 y 30 kilos de exceso de peso. Si está cogiendo sobrepeso u obesidad, evitar seguir engordando podría añadir años a su vida". Los resultados muestran que seguir fumando es tan peligroso como doblar el peso corporal y tres veces tan peligroso como la obesidad moderada. Señalan que cambiar la dieta pero seguir fumando no es la forma de aumentar la esperanza de vida y que para los fumadores la clave es que dejar de fumar funciona.