La mitad de los escolares son sedentarios y el 63% presenta una forma física deficiente

MADRID, 20 (OTR/PRESS)

La mitad de los escolares son sedentarios y el 63 por ciento presente un nivel de forma física deficiente. Los expertos recomiendan hacer ejercicio, especialmente a las niñas, que son el doble de sedentarias que los chicos, con un 68,2 por ciento, además de que tres de cada cuatro tienen una forma física insuficiente. Para evitar los problemas derivados de la falta de ejercicio, un grupo de expertos del Centro de Estudios Socio-Sanitarios de la Universidad de Castilla-La Mancha, autores de una investigación sobre escolares en la provincia de Cuenca, ha desarrollado juegos no competitivos que lograron mejorar la forma física de los escolares, disminuir sus niveles de 'colesterol malo' y aumentar el 'colesterol bueno'. El siete por ciento del presupuesto sanitario se dedica a tratar problemas de salud relacionados con el sobrepeso.

Los autores del estudio han señalado que mientras que las tasas de 'colesterol malo' han disminuido en los últimos años entre los escolares, sin embargo la prevalencia de obesidad y sobrepeso ha aumentado del 22 por ciento en 1992 al 31 por ciento en 2003. Uno de los autores, Vicente Martínez, lo ha achacado a la falta de actividad física en los niños. Durante el estudio se ha analizado a 1.600 niños de entre 9 y 12 años.

Martínez ha asegurado que se ha conseguido mejorar la alimentación de los niños, pero se ha incrementado la tasa de sedentarismo como consecuencia del "aumento del número de televisiones, coches y videoconsolas" en los hogares españoles. El presidente de la Agencia Española de Seguridad Alimentaría y Nutrición (ASEAN), Roberto Sabrido, ha explicado que una vez que se ha logrado que mejore la alimentación, "hay que hacer muchísimo hincapié en la actividad física".

El sobrepeso afecta más a los niños, con un 31,8 por ciento, que a las niñas (30,7 por ciento), pero la tasa de sedentarismo entre ellas es del 68,2 por ciento, casi el doble que la de ellos (39 por ciento), lo que puede traer problemas como diabetes, enfermedades cardiovasculares y algunos tipos de cáncer. Según ha explicado Martínez, una niña que tenga un índice de masa corporal correcto, que no se incluya dentro de los niveles de sobrepeso y obesidad, puede tener no obstante problemas de salud por un exceso de grasa corporal y poca masa muscular como consecuencia de no hacer suficiente ejercicio físico.

EL 75% DE LAS NIÑAS, CON FORMA FÍSICA INSUFICIENTE

Según el estudio realizado en Cuenca, el 75 por ciento de las niñas tiene una forma física insuficiente; un 22 buena, aceptable; y un 3 por ciento, buena; mientras que en el caso de los niños, un 52 por ciento tiene una forma física insuficiente; un 40 por ciento, aceptable; y un 9 por ciento, buena.

Los investigadores del Centro de Estudios Socio-Sanitarios de Castilla-La Mancha aplicaron durante dos años a 10 colegios de la provincia de Cuenca un programa de juegos no competitivos. Como resultado, lograron reducir un 6 por ciento los índices de sobrepeso y obesidad de los escolares, así como disminuir sus niveles de "colesterol malo", aumentar el "colesterol bueno" y reducir el groso del pliegue cutáneo tricipital, ha explicado Martínez.

Otra de las responsables del estudio, Mairena Sánchez, ha explicado que se decidió usar juegos no competitivos para mejorar la forma física porque otro tipo de juegos como el fútbol o el baloncesto "pueden llegar a segregar a los niños con menos destreza o habilidad" para competir, mientras que los juegos propuestos pueden mejorar la sociabilidad, el rendimiento académico y aumentar la autoestima.

El presidente de la AESAN, que destacó la buena relación conseguida por el programa entre coste y resultado (unos 28 euros por niño al mes), anunció que la agencia va a incluir los juegos dentro de la estrategia NAOS de prevención de obesidad infantil. Sabrido ha señalado que la unión del sobrepeso con la obesidad es "la primera pandemia no infecciosa del primer mundo" y afecta al 50 por ciento de la población española, y al 28 por ciento de los niños. Según ha dicho, el 7 por ciento del presupuesto sanitario se destina a tratar problemas de salud relacionados con el sobrepeso.